Coordenadas 120

Fecha de subida 30 de agosto de 2010

Fecha de realización agosto 2010

-
-
188 m
105 m
0
1,3
2,6
5,29 km

Vista 2823 veces, descargada 79 veces

preto de Ourense, Galicia (España)

Paseo por la localidad de Ourense para ver la evolución que ha ido teniendo a lo largo de los años
Las Burgas son unos manantiales de agua termal. De los manantiales brotan unas aguas silicatadas, fluoradas, litínicas e hipertermales a una temperatura de 68 °C con un caudal de 300 litros por minuto. Estas aguas son aplicables a diferentes tipos de dermopatías, especialmente pruriginosas. El origen del nombre de Burgas no está muy claro. Para algunos autores procede del celta "beru" (caliente), pero la etimología más aceptada deriva del latín "burca" (pila), en alusión a los baños utilizados por los romanos como balnearios. Son tres manantiales: la Burga de Arriba, la más antigua, de estilo popular y perteneciente al siglo XVII, la Burga do Medio, pegada al muro y de estilo moderno, y la Burga de Abaixo, de estilo neoclásico, del siglo XIX, con dos caños laterales y una pila labrada en el centro, con otro caño. El manantial fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1975. El origen del manantial no está claro. Una leyenda dice que nacen debajo de la capilla del Santo Cristo, en la Catedral, y otra dice que son causadas por un volcán en reposo en la base del Montealegre. Con la Catedral y el Puente Romano, es uno de los símbolos de la capital orensana, a la que se le dio en llamar "Ciudad de las Burgas".
Auditorio
De estilo plateresco fue fundada en el siglo XVI. Acoge un popular belén esculpido por Arturo Baltar y compuesto por figuras de barro cocido con escenas tradicionales. se encuentra en la plaza a la que da nombre
La Catedral dedicada a San Martíño, es el principal monumento religioso de la ciudad de Orense. Fue edificada entre mitad del siglo XII y avanzado el XIII y fue declarado Monumento Nacional el 3 de junio de 1931 y tiene honores de Basílica desde el año 1887. En origen era un edificio de tres naves . Las naves tienen bóvedas de crucería sencilla y arcos apuntados que apoyan sobre pilares cruciformes con semicolumnas adosadas. El espectacular cimborrio gótico sobre el crucero se levantó entre 1499 y 1505. La catedral dispone de tres hermosas puertas románicas perfectamente conservadas. Las portadas meridional y septentrional son similares, con arquivolta interior polilobulada y una riqueza escultórica de exquisita calidad y clara influencia compostelana del Maestro Mateo. La gran entrada occidental (Pórtico del Paraíso) reproduce, de manera simplificada, la estructura del Pórtico de la Gloria de la catedral compostelana. Es posterior a éste (mitad de siglo XIII). Sin embargo, la escultura es más hierática y románica que su vecina de Santiago. Es interesante la policromía conservada. El retablo mayor es obra de Cornelis de Holanda. Las rejas del presbiterio y coro, cuyo autor es Celma, son de la segunda mitad del siglo XVI. También los dos púlpitos son obra suya. La sillería del coro (1580-1590) está hecha en madera de nogal. Sus autores son Diego de Solís y Juan de Angers, con gran influencia de Juan de Juni. Esta sillería está desmembrada en la actualidad entre la capilla del Santo Cristo y otros rincones del edificio.
En el barrio de San Francisco de nuestra ciudad no podemos dejar de visitar el edificio que fue convento de San Francisco y cuartel de infantería desde 1843 a 1984 (sufriendo numerosas reformas en esta época) y, en especial, su claustro. Este claustro data del siglo XIV, de estilo gótico y declarado Monumento Nacional en 1923. La nave de la iglesia se conserva al lado del claustro, mientras que la cabecera y la fachada fueron trasladadas al parque de San Lázaro en 1929, donde fue reconstruída. El claustro es de planta rectangular, casi cuadrada, ya que ninguno de los dos lados tiene el mismo número de arcos. Sumando un total de 63, apuntados y apoyados en columnas dobles excepto las cuatro primeras y las cuatro últimas. Muy cerca del convento podemos visitar el Cementerio de San Francisco, ubicado en unos terrenos donados por los frailes del convento en 1822. El 9 de mayo de 1834 el obispo bendice el terreno. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 2000. Para poder visitar la iglesia, como ya dijimos fue trasladada en 1929 al Parque de San Lázaro, nos desplazaremos al mismo corazón de la ciudad para poder admirarla en un emplazamiento que no es el más adecuado a nuestro entender, rodeada de moles de hormigón. Fue declarada Monumento Histórico-Artístico en 1951.
Este templo, ubicado en la calle Padre Feijoo, es originario de los siglos XII y XIII, aunque sufrió reformas en los siglos XV y XVI. El exterior del templo está coronado por una crestería gótico-flamígera y pináculos, reforzado por contrafuertes y torreones que le dan un aire de fortaleza. El interior, de planta basilical, donde destaca la capilla mayor cubierta con bóveda de crúcería. En el atrio se puede observar la puerta de entrada, que perteneció al primitivo hospital de San Roque (renacimiento, siglo XVI) y un crucero (siglo XV). La iglesia fue fundada entre finales del siglo XII y comienzos del XIII junto a un hospital de peregrinos, el Hospital de San Roque, del que se tienen noticias en la primera de las centurias citadas. En los siglos XV y XVI experimentó unas reformas que le confirieron su aspecto actual, con dos características torres cilíndricas en la fachada principal que le otorgan un aspecto de castillo; una de ellas, la de la esquina norte, sostiene un cuerpo cuadrado de campanas. Fue entonces cuando se añadieron a la cabecera, asomada hoy a la calle Padre Feijoo, unos recios contrafuertes y una crestería con pináculos de estilo gótico-flamígero que recorre la cornisa. Al desaparecido hospital pertenece la puerta del atrio exterior, trasladado aquí desde su ubicación original en la Alameda, en el lugar que hoy ocupa el edificio de Correos. Obra renacentista del siglo XVI, consiste en un arco de medio punto enmarcado por dos columnas acanaladas y con dos medallones representando a Hipócrates y Galeno. Posee tímpano triangular, con una hornacina acogiendo la imagen pétrea de San Roque, en los extremos dos figuras fantásticas en representación del mal, y en el vértice, un ángel. En la parte posterior de la puerta se observa una pequeña escultura de la Piedad. El atrio da acceso al recinto de la iglesia, donde se levanta un cruceiro plateresco con imágenes de Cristo y la Piedad. El templo tiene dos portadas de ingreso. La de la fachada principal (occidental) presenta triple arquivolta de arcos apuntados arrancada de columnas de fuste liso y capiteles de variada decoración que apean sobre una basa. El intradós del arco inferior tiene salientes picudos, mientras que la clave superior y los salmeres están decorados con unos rostros de ruda talla, muy erosionados. La portada del lado del Evangelio (norte) es menos abocinada, carece también de tímpano y presenta tres arquivoltas tardorrománicas decoradas con flores de cuatro pétalos, bolas, molduras baquetonadas y, el arco más exterior, picos de sierra. Bajo la arquería figura un único par de columnas de fuste liso. El interior, de planta basilical, o de nave única sin crucero, destaca la Capilla Mayor, cubierta con bóveda de crucería con profusión de nervios y claves, y presidida por un retablo del siglo XVI. Otros dos retablos laterales de estilo barroco, una pila de agua bendita geminada y algunas piezas de imaginería completan el mobiliario del templo.
Iglesia del antiguo convento jesuítico. Sus obras se inician a mediados del siglo XVII por fundación privada pero su fachada no se concluye hasta un siglo después. Pasó a la mitra cuando se suprimió la Compañía y se convirtió en parroquial. La fachada, arquetipo del barroco gallego, fue realizada por fray Plácido Iglesias. Como la línea de las casas se le echaba muy encima, diseñó una fachada cóncava para que se pudiera apreciar mejor. De hecho no es hasta el siglo XX cuando se tiran estas casas y se amplia la calle (demasiado grande para un urbanismo medieval). En el interior planta de cruz latina con tres naves longitudinales. Un gran altar barroco preside la iglesia con el Cristo de la Esperanza en el centro (siglo XVIII). Es la iglesia más amplia de la ciudad después de la catedral.
Situada muy cerca de la Plaza Mayor se cree que fue el emplazamiento de la primitiva catedral de Ourense. Según reza en una inscripción lateral fue reconstruída en 1088 y rehecha a principios del siglo XVIII en estilo barroco. De la primitiva catedral sólo quedan en pie unas columnas y sus capiteles de aspecto marmóreo en el segundo y tercer cuerpo.
Antiguo instituto
Ubicado en el casco histórico de la ciudad. Horario: De 9:00 a 14:30 / 16:30 a 21:30. Cierra lunes y festivos. Los domingos cierra por la tarde. El museo está instalado en un edificio histórico rehabilitado, el palacio episcopal. En sus 19 salas de exposición, acoge interesantes muestras de escultura de los s. XVI y XVII, pintura gallega de los s. XVII y XVIII y la obra de Parada Justel. Destacan también piezas de castros y romanas. Una sala está dedicada a la historia del propio edificio.
Creado en 1987 en la antigua casa de los Méndez Montoto (sXVI), el Museo Municipal de Ourense consta de tres plantas: las dos primeras dedicadas a exposiciones temporales y la tercera que alberga una exposición permanente del grabador orensano Julio Prieto Nespereira, formada por 54 obras de todo tipo. La Sala Fondos acoge una colección, propiedad del Concello de Ourense, compuesta por cuarenta obras de diferentes disciplinas y artistas diversos. El funcionamiento del Museo se basa, principalmente, en la programación de exposiciones temporales de arte.
se encuentra haciendo esquina con la Plaza del Obispo Cesáreo. Data del siglo XVIII y en aquella época fue el Seminario Conciliar de San Fernando, fundado por el obispo Pedro de Quevedo y Quintano, aunque tuvo que ser reconstruido posteriormente. Es un edificio de tres alturas, con fachada de piedra granítica imitando a un pazo, y rodeado de un muro de piedra con rejería. En la fachada luce el escudo de armas reales de Carlos III, mandado colocar por Juan Manuel Bedoya en agradecimiento a este monarca, así como el escudo episcopal y dos placas grandes de mármol con unas inscripciones que relatan la historia y las vicisitudes por las que pasó el edificio. El aspecto actual es fruto de la ampliación realizada por el obispo Eustaquio Ilundain y Esteba a principios del siglo XX, que corrió a cargo del arquitecto José María Basterra, encargado de crear un conjunto entre la capilla y las dos alas del edificio, antigua casa y residencia de la Compañía de Jesús. Ahora el edificio es la sede de la Diócesis y el Obispado de Ourense, así como del Archivo Diocesano. Justo al lado se encuentra el Centro Cultural de la Diputación.
Oficina de Turismo
Se encuentra en la parte posterior de la Iglesia de Santa Mª Nai, subiendo la monumental escalinata que comienza en la Plaza Mayor. Esta plaza ya existía en el siglo XV, y tiene la particularidad de que era utilizada como cementerio, por lo que aún pueden verse restos de lápidas en los laterales de la plaza. En el siglo XIX era donde se celebraban los mercados de frutas y verduras. Recibe este nombre porque aquí había una pequeña capilla dedicada a María Magdalena, destruida el siglo pasado. Lo más destacable de esta plaza es el Cruceiro que se encuentra en el centro de ésta, realizado en granito en 1.718, y colocado sobre una base piramidal de tres escalones. En lo alto de la cruz están representados, por una cara un Cristo crucificado sobre una calavera, y por la otra, la Virgen de los Dolores acompañada de ángeles.
Esta pequeña plazoleta se encuentra en pleno casco histórico, frente a la fachada sur de la Catedral. Recibe este nombre porque en esta plaza se celebraba antiguamente un mercado de venta de cereales y grano, además de cerámica y platería. La plaza del Trigo se encuentra prácticamente unida a la Plaza de las Damas, que antaño era patio de naranjos de la Catedral. Está rodeada de casas con soportales y blasonadas, destacando especialmente por su decoración la Casa de los Temes. En el centro de la plaza se encuentra la Fuente Nueva (Fonte Nova), realizada en granito y colocada sobre una escalinata para compensar el desnivel del terreno; fue traida del Monasterio de Oseira.
Situada en pleno casco histórico de la ciudad de Ourense la Plaza Mayor fue durante muchos siglos el centro de la vida de Ourense y aún hoy es el lugar central de celebración y festejo de los acontecimientos lúdico-festivos de la ciudad. Próxima a la catedral y a otras plazas como la plaza del Hierro, la Alameda o el Museo Municipal es una plaza irregular, parecida a un cuadrado en la que todas las casas son antiguas, con miradores acristalados y balcones de los s. XVIII y XIX, con la excepción de una modernista de principios de este siglo. La plaza no está llana sino que tiene una inclinación hacia el lado del Ayuntamiento lo que permite ver los acontecimientos que se celebran en la plaza desde una buena posición. En la plaza se encuentra el Ayuntamiento, de fachada clasicista, bajo porticado, balcón el la 1ª planta y remate con blasón y reloj. Es el centro en el que confluyen las más genuinas calles del Ourense antiguo. En una de las esquinas de la Plaza, está la Iglesia de Santa María "La Madre", y el Museo Arqueológico Provincial. Está rodeada por soportales donde se puede cobijar el visitante si el tiempo no es bueno y una parte de los soportales está en un plano ligeramente superior; en verano es lugar tradicional para sentarse en las terrazas. Actualmente el primer domingo de cada mes tiene lugar un mercadillo de productos antiguos y tradicionales.
La plaza do Ferro o Plaza del Hierro en Ourense es más un cruce de calles que a plaza en sí (de ahí que se la llame también "cruz do ferro"). En ella se celebraba el mercado de aperos de labranza, quincallas y potes acudiendo vendedores ambulantes de toda Galicia. Muy cerca se encuentra tanto la catedral como la plaza mayor de Ourense. El conjunto está formado por una plaza casi triangular, con base en el sur, delimitado en la parte oeste por los soportales y construcciones del quinientos, enfrente al magnífico palacio que construyó en los comienzos del seiscientos por don Juan Fernández de Boan y Landecho cuyas armas campean en la fachada. Antiguo mercado de aperos de labranza, quincalla y potes, centrado por una hermosa fuente. En un lateral, el blasonado palacio de los Boán (s.XVII). La hermosa fuente que lo centra (que decoraba, antes de la Desamortización, el patio de San Esteban de Ribas de Sil) representa a sirenas en su base, luego cariátides, Eros y coronándolo dos águilas. Es lugar de paso obligado para la calles de los vinos de Ourense donde los turistas deben acudir a tomarse unos pinchos y vinos por el casco histórico de la ciudad y en la misma plaza hoy en día se encuentran varios bares y cafeterías donde poder sentarse en las terrazas en esta misma plaza. Se la considera uno de los núcleos culturales históricos referentes en Galicia debido a que en sus cercanías nacieron o vivieron escritores y estudiosos de la talla de Vicente Risco, Otero Pedrayo, Florentino López Cuevillas, Xoaquín Lorenzo "Xocas" y Eduardo Blanco Amor.
Ermita en el lugar de la Armada dedicada sorprendentemente a la virgen del camino pese a que no pasa por aquí el camino de Santiago. La imagen de la virgen suele estar desde el día de la ascensión hasta el 10 de septiembre, fecha en la que vuelve a la parroquia. es muy interesante la romería y el traslado de la imagen en que se se pujan las "chavellas" del carro de la virgen. Tiene un restaurante con capacidad para 150 comensales. Especialidades: Comida típica gallega y de autor (empanada , revueltos, setas, bacalao, carnes de galicia.)
El jardin del posio, en ourense, fue antes de su puesta como jardin publico, un lugar de reunion de botanicos, es por eso que en este sitio, aunque ahora sea un simple jardin podamos ver todavida especies muy raras, desde palmeras hasta especies que solo estan en este punto de toda la ciudad. Tambien comentar que hay pavos reales que estan totalmente sueltos, incluso alguna vez puede que los veas paseando por las calles a traves de los coches... Es tambien un lugar genial para ir con los niños, puesto que mientras ellos estan en los columpios de la parte superior los padres pueden ir a la zona de abajo para tener un momento de relax. Puesto que toda la Alameda está cerrada y solo tiene 4 puertas por la parte central e inferior.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta