-
-
1.505 m
513 m
0
20
39
78,43 km

Vista 23 veces, descargada 3 veces

preto de Sacaojos, Castilla y León (España)

NOVENA ETAPA del CAMINO de LEVANTE.
19-05-03. La Bañeza - Ponferrada. (Camino de Levante).
Km: 78,40
Desnivel positivo: 1.067,00 mts.
IBP: 70 BYC.

Señalización: En el último tramo de la Vía de la plata hasta Ponferrada, la señalización sin llegar a ser mala, no es tan buena como en el tramo siguiente que ya es el Camino Francés, de hecho ha habido tres o cuatro puntos en los que la señalización estaba complicada. En la entrada a Astorga me he liado un poco al cruzarla carretera porque no encontraba el Camino y he dado un par de vueltas.
Aunque recomiendo llevar el track en el GPS, porque siempre nos podemos despistar. Sobre todo si vamos deprisa en la bici, nos podemos saltar alguna indicación.

Peregrinos: En el tramo de La Bañeza a Ponferrada no me he cruzado con ningún peregrino y una vez que se entra en el Camino Francés ya es una “manifestación” donde el timbre, que recomiendo llevar en la bici, no deja de sonar.

La califico como MODERADA, no por el kilometraje y sí por la subida a la Cruz de Hierro, pero además tiene alguna dificultad técnica, como la bajado de la Cruz de Hierro a Molina seca.

Camino de Levante en MTB, con mochila y sin alforjas. Siguiendo en todo momento el itinerario de los peregrinos que van andando y evitando el asfalto.

La salida de La Bañeza es a través de un camino que conduce a un puente de hierro de una vía de tren en desuso muy chulo. Enseguida cogemos a la izquierda un camino que nos lleva a cruzar la A-6.

Después se va por una pista bien compactada que nos lleva hasta Palacios de la Valduerna. Se sale del pueblo y se toma otra pista con buen firme, aunque tiene algún tramo algo pedregoso. Esta pista nos lleva a otra entre encinas muy bonita donde se puede rodar rápido. De ahí se toma una carretera local durante unos 500 mts y rápidamente tomamos a la izquierda otra pista muy larga entre encinas, hasta llegar paralelos a la A-6. De nuevo cruzamos la carretera y vamos paralelos por un camino a la N-VI, hasta llegar a Celada. Ya sólo nos quedan unos cuatro kilómetros hasta llegar a Astorga por un camino vecinal.

En la entrada a Astorga, como os he comentado, me he liado un poco, pero una vez encontrado el Camino ya he subido hasta la plaza por la calle empinada que llega al albergue. Se atraviesa Astorga y es interesante conocer la plaza del ayuntamiento, el Palacio Episcopal y la Catedral de Astorga, donde se puede sellar la Credencial.

Se sale de Astorga y nos metemos de lleno en el Camino Francés. Perfectamente señalizado, muy ciclable y con muchos, muchos peregrinos.

Ciclamos por un “andadero” con muy buen firme y pasamos Murias de Rechivaldo, Sta. Catalina de Somoza, El Ganso y Rabanal del Camino, donde comienza la subida a Foncebadón y la Cruz de hierro. Os recomiendo llevar un timbre porque hay muchísimos peregrinos y el Camino no es muy ancho.

Al adelantar a tanto peregrino, lo normal es que al tocar el timbre se echan a un lado y no interrumpen mucho el ciclar. Normalmente con muy buen rollo, con una sonrisa y con el tradicional “Buen Camino”, pro siempre te puedes encontrar con algún peregrino… con no tan buen rollo, pero en fin… hay de todo (eso sí los menos. Mejor dicho la excepción que confirma la regla).

Bueno la subida a Foncebadón, de unos seis kilómetros, sin ser muy dura, sí tiene algún tramo algo más técnico por las piedras sueltas que hay. La entrada al pueblo está arreglada (antes era un acalle pedregosa y ahora es una calle hormigonada. En el pueblo ahora hay multitud de albergues, tiendas y todo lo necesario para reponer fuerzas. Desde Foncebadón ya sólo quedan unos dos kilómetros hasta la Cruz de Hierro por un camino recién arreglado en el que ya no hay prácticamente piedras.

Ya en la Cruz de Hierro es parada obligada a hacerse una foto y a dejar una piedra. Según la leyenda debes llevar una piedra desde el inicio de tu Camino y dejarla en la Cruz de Hierro. La tradición es lanzar una piedra, traída del lugar de origen del peregrino, de espaldas a la cruz para simbolizar que se ha dejado atrás el puerto.

Desde allí vamos a Manjarín y después de bajar un poco por carretera volvemos al Camino y a unos cuatro kilómetros comienza la bajada a Molinaseca. Para mí, es la bajada más bonita de todos los Caminos que he hecho. Eso sí, es técnicamente complicada, pero si tu técnica te lo permite, vas a poder ir rápido y disfrutando muchísimo entre piedras sueltas, escalones, sorteando peregrinos y sobre todo con unas vistas preciosas (esto si vas concentrado en la bajada es lo que menos vas a ver).

Una vez que llegamos al Acebo, uno de los pueblos más bonitos del Camino, se toma la carretera donde se baja muy, muy rápido hasta desviarnos de nuevo al Camino y llegar a Riego de Ambrós. Desde aquí comienza otro tramo muy, muy técnico y si esta mojado puede llegar a ser peligroso, pero si está seco y tienes muy buena técnica será otro punto donde podrás disfrutar mucho.

Llegamos a Molinaseca, otro pueblo precioso, con su puente romano y su “playa” a la vera del río. Atravesamos el pueblo, que como digo es una maravilla y cogemos la carretera camino de Ponferrada, donde se entra tras unos ocho kilómetros por el Puente Nuevo y pasando por un pequeño túnel, se sube por una calle empinada que nos deja a las puertas del Castillo Templario de Ponferrada. Si tenéis oportunidad, merece la pena visitarlo.

Ponferrada es el final de mi etapa y el final del Camino de Levante, ya que la siguiente etapa será si Dios quiere la primera del Camino de Invierno.

Espero que todo esto os pueda ayudar.

Un abrazo. Manu

Buen Camino.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta