Coordenadas 2185

Fecha de subida 12 de agosto de 2015

-
-
401 m
33 m
0
17
34
68,05 km

Vista 754 veces, descargada 19 veces

preto de Sigüeiro, Galicia (España)

Ruta mas corta para llegara Ponte Maceira, combinando carreteras y caminos de asfalto y tierra. Este pequeño conjunto histórico, lugar de paso obligado para los peregrinos que continúan el Camino de Santiago hacia el fin del mundo, cuenta con un puente de piedra de origen romano sobre cuyos antiguos pilares se construyó el actual entre los siglos XIII y XIV (reformado en el XVIII). Todo ello rodeado de un pueblo de antiguas casas de mampostería, dos molinos de agua, la capilla de San Brais (S. XVIII) y el moderno pazo de Baladrón (1945-1955). Merece la pena visitarlo.
La vuelta la hacemos siguiendo en sentido contrario el Camino de Santiago a Fisterra y desde Santiago volvemos a enlazar la ruta de inicio.
La aldea forma un conjunto histórico-artístico de gran relevancia. En primer lugar veremos el gran puente de piedra o también llamado "a Puente Vella", que según cuentan, sus orígenes fueron romanos. Sobre los antiguos pilares fue construído otro puente entre los siglos XIII-XIV por petición de la Mitra Compostelana. Siglos después, en el XVIII, fue nuevamente reformado. Consta de cinco arcos de sillería y otros dos de pequeño tamaño y la bóveda del arco central es ojival. El ancho de la vía tiene casi tres metros. Varias leyendas van Unidas a este viejo puente, como la que cuenta que escapando los discípulos del Apostol de los romanos para encontrar un lugar donde enterrar al propio Apostol, cruzaron el puente y al pasar sus perseguidores sobre él, este se vino abajo, gracias según la leyenda a la intervención divina. También conocida fue la batalla en el siglo XIII, entre las tropas Diego Xelmírez, el arzobispo de Compostela, y los hombres de Pedro Froilaz de Trava y sus hijos Fernando y Bermudo.
Su antiguedad no es mucha más de medio siglo, ya que fue construído entre los años 1945 y 1955. En su interior destacan sus palomares y sus hórreos. Hoy día es propiedad de un empresario lucense.
La presa hace más hermosa el paso de las aguas por esta localidad, en cuyas orillas podremos ver dos viejos molinos, que completan el conjunto.
Justo en la esquina de puente se encuentra la pequeña capilla de San Brais o San Blas construída en el siglo XVIII, que en otros tiempos fue la capilla de la Virgen del Carmen. En el silgo pasado se construyó un ábside semicircular neorrománico.
Se trata de una infraestructura inaugurada en 1903, aunque oficialmente consta que fue inaugurada en el año 1905. En cualquier caso fue considerada una de las más importantes obras modernas de su género en la provincia de A Coruña, según diversas publicaciones de la época. Sirvió para el paso de vehículos entre Santiago y Negreira, ya que los 2,70 - 3,00 mts. de ancho del puente de Ponte Maceira no eran suficientes para el tráfico de la época. Actualmente se ha construido otro nuevo viaducto, al lado, por el que transcurre el tráfico rodado.
Une los pazos de Baladrón, Albariña y Pazo do Cotón. Distancia: 18,570 km. Tiempo estimado a pie: 3 horas 40 minutos. Dificultad: Baja.
El cauce del río Sarela, a su paso por Santiago de Compostela, fue lugar idóneo para la implantación de instalaciones industriales que crearon un riquísimo conjunto en el que surgieron estructuras de tipo rural, urbano e industrial, apoyadas en su variada topografía, trazando calzadas, caminos, canales, puentes y sendas junto al río que enlaza molinos y fábricas, constituyendo un ámbito de altísimo valor paisajístico, ambiental, arquitectónico, cultural e histórico. En el cruce de la antigua calzada romana que conduce a Finisterre con el río, junto al "Ponte Sarela de Abaixo", se encuentra oculta por la vegetación la estructura muraria de la antigua Fábrica de Curtidos de "La Ribera de San Lourenzo", cuya construcción en 1790 fue factor determinante para la configuración altamente sugerente del lugar.
El Monte Pedroso, en poniente, es el más emblemático de la ciudad. Protegido desde hace años de la construcción para que ningún edificio pueda competir nunca en altura ni en visibilidad con la basílica del Apóstol, es el mirador por excelencia para descubrir a la ciudad tapizando el paisaje y a la catedral enfrentándose al ocaso. Cualquier momento es bueno para subir allí, pero al atardecer es especial, porque es entonces cuando se reflejan sobre el templo los últimos rayos dorados de la tarde.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta