• Foto de Río Xabriña (parcial)
  • Foto de Río Xabriña (parcial)
  • Foto de Río Xabriña (parcial)
  • Foto de Río Xabriña (parcial)
  • Foto de Río Xabriña (parcial)
  • Foto de Río Xabriña (parcial)

Tempo  unha hora 31 minutos

Coordenadas 5520

Fecha de subida 31 de octubre de 2014

Fecha de realización octubre 2014

-
-
689 m
428 m
0
3,0
6,0
11,96 km

Vista 684 veces, descargada 10 veces

preto de Paraños, Galicia (España)

En esta ocasión correremos por un sendero que nos encanta, uno de esos recorridos a los que uno siempre puede llevar a alguien de fuera para hinchar el pecho de orgullo patrio. Porque aún no teniendo mucho desnivel ni ser tan larga, la Ruta do Río Xabriña es tan pero tan bonita que casi se me saltan las lágrimas de lo bonita que es. Un río espectacular, una vegetación de ribera que quita el hipo (siempre estaremos esperando a que salga un duende por alguna parte) y arquitectura rural a lo largo de todo el recorrido: puentes, cantidad de molinos, aldeas aisladas, congostras y antiguos caminos...

Hay fuentes de agua a cada paso. El agua no va a ser un problema en esta ruta. La señalización tampoco, porque está perfectamente señalizado a lo largo de todo el recorrido.

Como sabemos que vamos a pararnos cantidad de veces para ver el pasaije, decidimos hacer la ruta parcialmente: de los originales 17 kms del PR G-119 nos quedaremos en 11 y pico. Además, de esta forma podemos dejar el coche en un punto estratégico de la N-559 (la salida de la autovía queda a un paso) y desde allí hacer un recorrido circular.

Comenzamos a correr por un pequeño sendero, estrecho, lleno de raices y subes-y-bajas que serpentea por la ribera del río y nos acompañará gran parte del recorrido. Da gusto correr por estos senderos. El paisaje estará siempre dominado por el río, notaremos cómo la temperatura desciende y asciende según vayamos acercándonos a él o alejándonos, y siempre, siempre, una gran masa de vegetación de ribera dominará el paisaje. El musgo lo cubre todo: las piedras, los árboles, las zapatillas. Hay dos mil tonos de verde distintos. Todo es silencio salvo el sonido del Xabriña que forma pequeñas cascadas, rápidos y meandros. Nos cruzaremos con tantos molinos que al poco pararemos de contar: antiguos molinos más o menos derruídos que ya forman parte del paisaje.

Pero también correremos por antiguos caminos de piedras, caminos que atraviesan profundas congostras y que nos conducirán a aldeas como Prado da Canda, Corzás y A Lamosa. Correremos al lado de antiguos muros, de callejuelas de casas apiñadas, y después volveremos al río.

El último tramo de la ruta, desde A Lamosa a la N-120 es una gozada para quien le guste correr por la naturaleza. El sendero juguetea por la ribera del río en un tramo prácticamente llano en el que podemos ganar velocidad y sentirnos como cervatillos o jabalíes (a gusto del consumidor).

Nada, tan corta nos ha salido la ruta que en hora y media hemos llegado de nuevo al coche sin darnos cuenta. Pero maravillados de la ruta que acabamos de hacer que, de verdad, merece muchísimo la pena. Para quien quiera más sólo debe seguir hacia delante: el sendero original realiza otro amplio círculo por la aldea de Paraños y nos devolverá al mismo sitio. Nosotros por hoy ya hemos tenido bastante...

... Pero la birra es sagrada. Así que después de buscar un tanto por los alrededores acabamos en el bar La Pradera, en Covelo, carretera N-120 justo delante de la gasolinera. Allí nos tomamos la Estrella de hoy, y nos ponen un plato de pinchos variados que entran como la gloria.
Sed buenos!

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta