• Foto de Playa de Seselle-Castillo de Andrade-San Miguel de Breamo-Santa Catalina de Montefaro-Seselle
  • Foto de Playa de Seselle-Castillo de Andrade-San Miguel de Breamo-Santa Catalina de Montefaro-Seselle
  • Foto de Playa de Seselle-Castillo de Andrade-San Miguel de Breamo-Santa Catalina de Montefaro-Seselle
  • Foto de Playa de Seselle-Castillo de Andrade-San Miguel de Breamo-Santa Catalina de Montefaro-Seselle

Dificultade técnica   Moderado

Tempo  3 horas 32 minutos

Coordenadas 8942

Fecha de subida 29 de julio de 2017

Fecha de realización julio 2017

-
-
312 m
10 m
0
12
25
49,48 km

Vista 72 veces, descargada 2 veces

preto de Ares, Galicia (España)

Preciosa ruta cicloturista que desde la playa de Seselle (Ares) llega al Castillo de Andrade (S. XIV), a la iglesia de San Miguel de Breamo y al Monasterio de Santa Catalina de Montefaro (S. XII).
San Miguel de Breamo es una iglesia románica, cuya construcción se atribuye a la orden de Los Templarios en el año 1187. Está ubicada en lo alto del Monte de Breamo, enclave geográfico privilegiado sobre el gran golfo Ártabro, al sur del precioso pueblo de Pontedeume. Hablar de Breamo es hablar de meigas, de leyendas fantásticas, de misterios sin resolver y de vestigios de múltiples culturas. Dicen que el hombre ya pisó estas tierras en el Neolítico y que más tarde albergó un castro donde habitó el mítico rey Brigo, nieto del mismísimo Noé y conquistador de Irlanda. Pero sobre todo, Breamo esconde un gran secreto ligado al Temple. Esta orden, fundada en 1118 en Tierra Santa por nueve caballeros franceses liderados por Hugo de Payns, sufrió una dolorosa derrota en Jerusalén ante las huestes de Saladino. Dicen, que en ese mismo año, 1187, los templarios construyeron la iglesia de San Miguel de Breamo, bien como penitencia, bien como testamento, después de su derrota. Algunos años después, en la Nochebuena de 1224, once caballeros templarios hacían guardia en esta pequeña y humilde iglesia gallega, al parecer protegiendo los secretos y la sabiduría de la orden, que en lo alto de este recóndito monte estaba a salvo de los infieles y la codicia humana. Sobre la puerta del templo había un rosetón de 11 puntas, una por cada caballero custodio. Pues cuenta la leyenda, que bien entrada la noche, los caballeros observaron incrédulos como el rosetón tenía una punta más, 12 en vez de 11, al mismo tiempo que hallaron un bebé recién nacido durmiendo delante del altar. A la mañana siguiente, el rosetón volvió a tener 11 puntas y el niño desapareció. Desde entonces, todos los que con fe se acercan a Breamo en la Noche de Navidad, juran que el rosetón luce 12 puntas hasta el alba. Verdad o no, lo cierto es que todo el que visita Breamo puede apreciar ese halo de misterio que rodea a este sencillo pero extraño templo, que escondido hoy entre la espesa vegetación, quizás alberga todavía el secreto mejor guardado del Temple...
Nuestra ruta de hoy recorre sucesivamente: Playa de Seselle (Ares)-Redes-Playa de Cabañas-Pontedeume-Río Covés-Esteiro-Cuesta de la Sal-Castillo de Andrade-Campolongo-subida a San Miguel de Breamo-Pontedeume-Playa de Cabañas-Limodre-Mugardos-Montefaro-Ares-Playa de Seselle.
La dureza de la ruta viene determinada por las 3 exigentes subidas al Castillo, a Breamo y a Montefaro. 1000 m de desnivel acumulad positivo en apenas 50 km. La subida a Andrade, de casi 5 km, es muy dura, sobre todo por la temible "costa do Cal", con rampas del 13%, 14% y hasta del 19%!!! La subida a Breamo tiene una pendiente media del 8,8% y rampas de hasta el 16%. La última a Montefaro sn 2,6 km al 7,2% de pendiente media.
A pesar de la dureza de las rampas, las vistas de estos dos lugares compensan con creces el esfuerzo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta