Tempo  10 horas 10 minutos

Coordenadas 3891

Fecha de subida 3 de abril de 2019

Fecha de realización abril 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
411 m
-1 m
0
47
93
186,22 km

Vista 231 veces, descargada 5 veces

preto de Buño, Galicia (España)

De los cuatro días que hemos estado en A Coruña, dos los hemos dedicado a recorrer la ciudad y uno para ir a la Costa Ártabra y seguir la Ruta de los Miradores en Sierra de la Capelada. El último tenemos vuelo de regreso desde Santiago a las 22 horas y la idea es hacer gran parte de O Camiño dos Faros en Costa da Morte.

Salimos de A Coruña a las 9, pero activo el GPS en Buño, justo al salir de la Autovía en dirección a Malpica de Bergantiños, cuando el camino comienza a ser interesante. Como vamos algo temerosos por el margen de tiempo, pasamos por Malpica sin detenernos y tomamos desvío hacia el Faro de Sisargas, pasando por la Ermita de San Adrián, entorno religioso en el monte Beo, que surgió en un espacio sagrado precristiano. La primera construcción data del siglo XVI. Un siglo más tarde, Jerónimo de El Hoyo, aún hablaba de ella. La actual, de color blanco y techo de teja del país, es una construcción de principios de siglo XX. Detrás de la Ermita encontramos un mirador con excelentes vistas sobre Malpica y las bellas islas Sisargas ( formadas por Sisarga Grande, Sisarga Chica y Malante, además de un conjunto de pequeños islotes).

Seguimos la carretera hasta un radar de comunicaciones sin ningún encanto situado en lo alto de Punta San Adrian. Lo interesante son las vistas sobre las Sisargas, especialmente Isla Grande, donde hay edificaciones ruinosas y un antiguo Faro del que adjuntamos fotos (Faro Sisargas, construido en 1853).

De regreso reparamos en las vistas sobre Playa Seaia, solitaria con grandes arenales bordeados de grama salvaje. Ponemos rumbo al Faro Nariga, uno de los puntos fuertes del recorrido, construido en 1997 e inaugurado en 1998, obra del famoso arquitecto César Portela que simula la proa de un barco introduciéndose en el mar.

Tiene una altura total de 28 metros, con 17 metros de torre cilíndrica de 5,5 metros de diámetro. Se sitúa a más de 50 metros snm. Está realizado en granito porriño. Dispone de una escultura de bronce realizada por Manolo Coia, que representa a un “atlante” (habitante mitológico de la Atlántica, gigante y fuerte).

El entorno se encuentra azotado por los vientos reinantes durante gran parte del año, por lo que hay un parque eólico en las proximidades y expresa lo extremo del paisaje, con rocas que forman singulares esculturas, debido a la constante acción erosiva de agua y viento.

En las inmediaciones se encuentra la bella playa de Barizo.

Descendemos ahora a Ponteceso y su afamado estuario de Anllóns y Monte Sebastián, pasamos por el Mirador de As Grelas (Cabo Darea), desde donde se tienen bellas visuales de Laxe. Atravesamos la atractiva localidad y nos dirigimos a su Faro, desde donde disfrutamos de magníficas vistas al este sobre el Faro Roncudo y la Ría de Corme. Al Oeste se divisa hasta Punta Boi / Cabo Tosto, donde iremos a continuación.

En Punta Boi se sitúa el Cementerio de los Ingleses, donde a finales del siglo XIX ocurrieron tres naufragios que marcaron para siempre la historia y el nombre de Costa da Morte: El Iris Hull (1883), barco de vapor inglés de 1433 Tm que había salido de Cardiff con destino a la India vía Gibraltar, tripulado con 38 hombres, que choca contra los Baixos de Antón, el Serpent (1890), barco de la corona británica, con eslora de 75 metros y dotación de 175 hombres, que había zarpado del puerto de Plymouth el 8 de noviembre de 1890 con fuerte temporal de SW, que se dirigía a Sierra Leona vía Madeira. Queda encajado entre las rocas de Punta Boi a las 11 de la noche del 10 de noviembre. Por último, el Trinacria (1893) había salido de Glasgow con destino a Gibraltar, Génova y Livorno, con un cargamento de hierro, ladrillo, carbón y cera. Viajaban 33 tripulantes y 4 pasajeros, entre ellos una niña de 15 años. A las 6 de la madrugada del día 7 de febrero, se acercaron demasiado a la costa y chocaron contra los bajos de Lucín.

Este accidente fue la gota que colmó el vaso. Habían pasado tres años desde lo del Serpent, por lo que se acumulaban varias catástrofes en un mismo punto. Los marinos ingleses ya le llamaban a este tramo la Costa da Morte y las autoridades inglesas presionaron a las españolas, lo que dio origen a la construcción del Faro Vilán, que se inaugura en 1896, siendo el primer faro eléctrico que orientó a los marineros en estas complicadas aguas.

El Cementerio de los Ingleses sirvió para dar sepultura a los marineros fallecidos en estos accidentes, algunos de ellos muy jóvenes. Durante años, cada vez que un barco de la armada inglesa surcaba estas costas, disparaba salvas de reglamento lanzando al mar una corona de flores.

El entorno de Punta Boi es realmente sorprendente, de roca muy arisca, con arenales cubierto de toxo gallego y pinos torturados por los fuertes vientos. Llama la atención las mareas de la zona, aún con mar en calma puede apreciarse las fuertes corrientes de fondo. Imprescindible hacer un pequeño recorrido por el entorno.

Seguimos un camino de tierra para ir por línea de mar hasta Cabo Vilán. Es conveniente hacerlo con un vehículo TT, con vehículo utilitario antes o después acabarás arrastrando los bajos, por lo que hay que llevar mucho cuidado.

Faro Vilán es sin duda un punto sobrecogedor. Es el primer faro de España que funcionó con suministro eléctrico, emplazado sobre unas rocas a 105 metros snm de altura focal (81 metros de rocas y 24 de torre octogonal hasta el faro). Lugar mítico de Costa da Morte, que entró en funcionamiento el 15 de enero de 1896. Antes hubo un faro primitivo con torre de cantería que alumbraba a 7 mts del suelo, inaugurado en 1854, con claras deficiencias desde el prinicipio, pues dejaba una zona ciega de 34º, que con empleo de dinamita pudo reducirse a 21º.

Con el naufragio del Serpent en 1890 y tras las quejas del Gobierno inglés, se comprobó la escala iluminación del faro inicial y se puso en marcha la construcción del actual.

Camariñas es un pueblo marinero famoso por los encajes artesanos de sus mujeres. Ideal para tomar marisco en el paseo marítimo. Destacamos dos lugares muy próximos: Puerta Arnela y Bodegón O Percebe. Estuvimos en el segundo y salimos muy contentos.

Pasamos por O Cruceiro donde bajamos al final de la Ría de Camariñas, formada por la Ensenada da Barsa y la desembocadura del río Porto.

Llegamos al bonito pueblo de Cereixo junto al río Porto, donde paramos a ver la Iglesia románica de Santiago, construida a mediados del siglo XII, con un relieve que representa la leyenda de la Translatio (traslado del cuerpo del Apóstol en la barca que lo trajo a Galicia desde Palestina). Su singularidad reside en ser representación única de esta leyenda, por lo que puede hablar de la importancia xacobea del lugar, como puerta de entrada de peregrinos.

La localización de la Iglesia de Cereixo es muy hermosa, insertada dentro de un interesante conjunto histórico que completan las Torres de Cereixo, el roble centenario, el molino de mareas, el paseo fluvial de madera y la arquitectura popular del lugar.

Por último citamos Brandomil, un lugar en la Vía Romana XX, que enlazaba Brago con Lugo, pasando por Brigantium y coincidía con la Vía XIX en Até Caldas de Reis (Pontevedra), separándose después para ir más rápido a la costa.

Este territorio a las orillas del río Xallas fue un lugar donde se explotaba el oro y estaño de la zona. En la mina del Pozo de Cimideiro encontramos una laguna artificial donde hubo una antigua mina, que intentó volver a ser explotada por una empresa inglesa.

Aunque el Puente de Brandomil no es romano, si lo son sus orígenes. La aldea guarda bajo sus tierras, las ruinas de la urbe romana más occidental del Imperio (conocida hasta la fecha).

Como digo salimos a las 9 de A Coruña y a las 18,30 llegamos a Santiago sin ningún agobio y habiendo tenido tiempo para descansar media hora en el Área de Descanso de Brandomil junto al río Xallas. Paseamos casi dos horas por Santiago y a las 20,30 estábamos en el Aeropuerto. En general buenas carreteras por lo que no debe haber mucha variación en el horario empleado.

Es cierto que falta el tramo Muxia-Fisterra, pero el 18 de mayo comenzamos el Camino en Saint Jean de Pied de Port y nos dejamos está zona como guinda final.
Camino de subida a la Ermita de San Adrian do Mar / Fuente de San Adrian
El WP está marcado en lo alto de Punta San Adrian, donde hay un pequeño radar
Cabo Tosto
Camino del Cementerio a Cabo Vilano junto a Playa de Reira
Restaurante Puerta Arnela/Bodegón O Percebe
Final de la Ensenada da Basa que junto al Río Porta forma la Ría de Camariñas.
Junto a Río Porto. Ver la Iglesía de Santiago
Orilla del río Xallas

2 comentarios

  • Foto de Carmen Abellán

    Carmen Abellán 03-abr-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Fantástico recorrido, más cómodo que el realizado el día anterior por los Miradores de la Sierra de Capelada e igual de atractivo o más. No hay duda, Galicia hay que recorrerla por todas sus esquinas.
    En mayo volvemos a la carga...

  • Foto de F. Iniesta

    F. Iniesta 03-abr-2019

    Cierto, el 18 de mayo empezamos por la punta y pasito a pasito

Si quieres, puedes o esta ruta