Coordenadas 1714

Fecha de subida 8 de agosto de 2015

Fecha de realización agosto 2015

-
-
13 m
-1 m
0
11
22
43,08 mn

Vista 1291 veces, descargada 3 veces

preto de Laxe, Galicia (España)

Segunda etapa en la Costa da Morte. Posiblemente ésta sea la travesía marina más emblemática de Galicia. Palear por esta sinuosa costa no solo nos impresiona por el espectacular paisaje. Esa zona ha sido escenario de múltiples dramáticos naufragios acontecidos en las primeras décadas del siglo pasado. Además, también nos evoca el final de la tierra...y del “camino”. En Laxe se ubicó Don Isidro Parga Pondal para fundar el Laboratorio Xeolóxico de Laxe, en 1939.
El interior de la ría de Laxe alberga uno de los ejemplos más impresionante de flecha litoral, un cordón arenoso de 1.5 km formado por la acción combinada del río Anllóns y el mar. El muelle cercano a la playa de Laxe es un buen sitio para comenzar. Mientras organizamos el material para los tres días de navegación, nos imaginamos la desgracia que sobrevino al “Adelaide”, un bergantín de tres palos que en 1850 encalló en la playa atravesado por gigantes olas.
Salimos del puerto y al virar Punta Cruciña los bajos nos dan un pequeño aviso de lo que nos depara la travesía. Las playas de Soesto, referente del surf en Galicia, y Traba. La de Traba alberga un sistema dunar de gran valor. La punta das Pías nos ofrece un impresionante ejemplo de erosión marina del granito.
Al pasar por las inmediaciones de Camelle recordamos a Manfred, el alemán que un día abandonó su cómoda vida para fusionarse con la naturaleza y que murió de pena al ver cómo la costa se arruinaba con el chapapote el aciago desastre del Pretige. El colorido de las casas de Arou destaca entre la neblina. Aquí comienza la emoción de verdad. Desde ese punto y hasta Cabo Vilano sortearemos cientos de rocas y zonas de bajos. En condiciones de mar calmo disfrutaremos de una gran experiencia. Sin embargo, con viento moderado o mar de fondo de más de 1 m la navegación se vuelve tremendamente exigente y nos obliga a separarnos de la línea de costa. La playa de Lobeiras o el puerto de Santa Marina nos ofrece una posibilidad para hacer un descanso. Sin embargo, si las condiciones del mar lo permiten, merece la pena desembarcar en la ensenada do Trece, uno de los sistemas dunares mejor conservados de Europa. El Monte Branco acumula arena arrastrada por el viento hasta una altitud superior a los 100 m. Divisamos Cabo de Boi, testigo de las tragedias de varios grandes buques, entre ellos el “The Serpent”, cuya tripulaciones se encuentran enterrados en el “Cementario de Los Ingleses”. Al pasar con nuestro kayak por ese punto comprendemos la peligrosidad de la zona. Los siguientes bajos reciben el nombre de Difuntos y Forcados!!!.. Este lugar es especialmente técnico, por lo que recomendamos alejarse en condiciones de mar de fondo de más de 1.5 m. Un buen punto para terminar esta jornada puede ser en las playas de Reira, frente al imponente cabo Vilán. Si las condiciones del mar no son buenas para desembarcar aquí, la etapa también la podemos concluir en Camarińas o en Muxía. Esta posibilidad la tenemos que contemplar para reservar fuerzas.
Al día siguiente, el paso por Cabo Vilán, a través de la grieta O Bufardo, es una experiencia tremenda, pero se debe hacer en condiciones de mar aceptables. La primera vez que hicimos este punto avisamos unos arroaces (una especie de delfín, o “golfiño”, en Galego) que se encontraban cerca. Nuestro paso por el cabo de nuestra Señora de la Barca quedará en nuestra memoria para siempre. La Pedra de Abalar es un ejemplo de las formas caprichosas que adquiere la roca granítica cuando se erosiona en las condiciones de fuerte viento y oleaje. El nombre técnico que reciben estas formaciones geológicas son Taffoni o Pías. En las proximidades de la iglesia se encuentra uno de los escasos secaderos al aire de congrio en Europa. Más adelante, en O Brolo, una playa resguarda tenemos una única oportunidad de hacer un descanso. Se trata de un refugio, con una gran panorámica de Cabo Viĺán, donde podemos observar una gran serie de suelos fósiles que registran los cambios climáticos históricos en la zona. Navegamos por los acantilados de Cuño y, por fin, Cabo Touriñán, considerado el último mirador del sol en Europa, el punto dónde más tarde se pone el sol. En la cara W de este cabo podemos pasar por un pequeño pasillo entre la Insua do Castelo. Sin embargo, dado el poco fondo del canal sólo es recomendable hacerlo en marea alta. Un poco adelante encontramos un pequeño embarcadero localizado en una acumulación de cantos redondeados, es lo que Galicia se denominan Coidos, originados en zona de playa de alta energía (ejemplos de coidos los vimos en la playa do Trece y al pasar Cabo Vilán). Últimas paladas y llegamos a Nemiña. Aunque se trata de una playa de gran tradición surfera, en su parte izquierda podremos desembarcar sin problema.
La tercera etapa de esta travesía va a ser trepidante. Después de Lires avisamos la playa do Rostro. Los acantilados siguientes fueron testigos del naufragio del Casón, en 1989, otro ejemplo, como el Prestige, donde la falta de coordinación de las autoridades generó enormes daños ambientales y pérdidas económicas. La playa de Arnela, de difícil acceso por tierra, nos puede ofrecer una oportunidad para desembarcar y descansar antes de afrontar Cabo La Nave. En la última travesía que hicimos por esta zona pasamos por este punto con fuerte viento de sur, lo que le dio un punto de emoción. En los acantilados después de la Playa de Mar de Fora podemos apreciar una bonita veta blanco de cuarzo, en Galego, Seixo (topónimo que reciben diferentes enclaves de Galicia con similar rasgo geológico). El islote de O Centolo nos indica la proximidad de Cabo Fisterra. Desde ahí abajo el faro se muestra vigilante. La visión de nuestros kayaks podrá el broche al final de camino de los peregrinos que se asoman al acantilado. Al E, la vista de la silueta del monte Pindo, nos incita a emprender una nueva aventura. De momento, nosotros nos dirigimos a Fisterra.
TRAVESÍAS ALTERNATIVAS POR LA ZONA. Existen multitud de variantes de esta travesía. El interior de las rías de Laxe o Camariñas, o simplemente hacer tramos de la travesía, como puede ser, p.e. Camelle-Camarińas, o Nemińa-Fisterra. El tramo desde Muxía a Fisterra se puede acometer en una jornada, al igual que el de Camelle a Nemiña (poco más de 40 km), sin embargo, esta importante distancia nos limita las posibilidades de conocer esta impresionante costa.

Comentario particular: el paisaje de esta costa no se merece el proceso de especulación y mal gusto que sufren algunos de sus pueblos. Con adecuados planes urbanísticos, estos pueblos marineros podrían ser referencia en Europa. Esperamos ver el futuro del parador de Muxía, que de momento sólo ha generado un impacto paisajístico.

FOTOS: Manel (Ferrol), Macarena (Cadiz), Ignacio (Cadiz), Moure (Santiago), Agus team
Waypoint

Cabo Da Nave

Línea de costa
Waypoint

Cabo Fisterra

328 ft altura
Waypoint

Cabo Touriñán

Fondo
Waypoint

Cabo Vilán

Waypoint

Cementerio de los Ingleses

Fondo
Waypoint

Museo del Alemán

Línea de costa
Waypoint

Nemiña

Línea de costa
Waypoint

Nuestra S. Barca

Línea de costa
Waypoint

Puerto de Santa María

Línea de costa

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta