Tempo  5 horas 19 minutos

Coordenadas 1779

Fecha de subida 12 de noviembre de 2017

Fecha de realización noviembre 2017

-
-
20 m
-3 m
0
3,4
6,8
13,67 mn

Vista 253 veces, descargada 6 veces

preto de Chancelas, Galicia (España)

Salida en Kayak en un día gris de otoño, pero con un mar como un espejo, sin viento al principio.
Salida de la Praia de Ouriceira. Hay sitio para aparcar y desmontar el kayak al lado de la carretera y una pista asfaltada muy empinada para bajar a la playa. Además tiene duchas para lavar el material. Está muy abrigada, por lo que es un buen sitio para salir.
Desde allí seguí dirección oeste hacia la salida de la ría, por el margen derecho de la misma. Lo primero que nos encontramos es con la punta da Cachola, que se pasa sin ningún problema, pasando por delante del Porto do Covelo, de la punta de Samieira y la Praia de Laño. A partir de aquí hay una zona de feísmo urbanístico y de invasión del litoral. Las casas y las parcelas llegan hasta el agua y es una zona horrible.
Después de pasar la Punta de Sinás la cosa mejora. Pasamos por delante de Raxó (aquí hay que evitar el muelle del puerto). Después de la punta de Pampaido, donde está la factoría de moluscos Rías Baixas, hay una pequeña playa donde se puede descansar un rato.
Entramos en una zona de acantilados, o Costado dos Bois, donde hay algunas corrientes. Ojo!
Después una ensenada donde está una pequeña playa, muy recogida, con algunas casas detrás. Es la Praia de Agra. Allí hice una pequeña parada.
Desde allí nos toca pasar la zona más complicada, la punta de Festiñanzo, donde el oleaje o la subida de la marea te impulsa hacia la rocas. Ojo aquí también que hay rocas escondidas por la marea donde uno puede encallar.
Después de pasar este pequeño cabo ya entramos en la bahía de Sanxenxo y Portonovo. Nueva parada en la gran playa de Areas. Allí conviene no ir costeando ya que si lo hacemos nos meteremos dentro del puerto de Sanxenxo. Hay que rodear el espigón del naútico, para acercarnos ya a la Praia do Silgar.
Allí hay una visita obligada: “La Madama” obra del escultor gallego Alfonso Vilar Lamelas. Esta escultura se alza sobre una roca (la piedra del Corbeiro) en el mismo mar al comienzo del paseo marítimo. Fue donada en 1995 por el mismo autor como señal de cariño hacia el municipio y se inspira en la mitología celta y simboliza la belleza del mar.
Después de rodearla, paré en la playa. El mejor sitio para desembarcar es en la parte final de la misma, que es donde menos oleaje hay.
Desde allí rodeando la Punta do Bicaño, cuidado con las rocas escondidas, llegamos a la Praia de Baltar, en Portonovo, destino final de nuestra ruta. Allí jugueteando entre los barcos puede ver algunos arroaces, al igual que durante todo el recorrido.
La vuelta fue por medio de la ría, sin costear, con peor tiempo, ya que se metió la llovizna y bajó mucho la visibilidad en la ría. Me dirigí a la isla de Tambo y paré en una pequeña playa que hay en la punta de Tenlo Chico. Allí intenté subir al faro a través del muelle que hay, pero la maleza ha cubierto el camino. Si queréis subir hacerlo por las rocas que hay en el istmo. No podréis entrar en el faro porque está cerrado con llave.
Y, con las últimas luces del día y bajo una intensa llovizna, rodeé la isla para volver al punto de partida.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta