-
-
69 m
-23 m
0
5,0
10
20,19 km

Vista 1397 veces, descargada 65 veces

preto de A Guarda, Galicia (España)

Iniciamos este camino de Santiago en A Guarda, camino portugués por la costa, también llamado camino monacal, ya que pasa por el Monasterio de Oia

ETAPA 1:
Caminha-Mougás

La primera etapa del Camino Portugués por la Costa en tierras gallegas parte de la localidad de A Guarda, en la desembocadura del río Miño, y atraviesa la costa del sur de Galicia, pasando por los ayuntamientos de A Guarda, O Rosal y Oia. En esta etapa, los peregrinos descubrirán un paisaje natural de gran belleza, acompañado de elementos culturales de gran interés como son el Castro de Santa Tecla o el Monasterio de Oia.
Atravesaremos el monte Santa Tecla para seguir el Camino paralelos a la carretera de la costa.
El primer núcleo importante del que partimos es el de A Guarda, villa marinera donde destacan la Plaza do Reló y la iglesia de Santa María, así como su puerto. A continuación, bajaremos a las playas de Fedorento y Area Grande, donde se han encontrado yacimientos arqueológicos ricos en utensilios elaborados por antiguos pobladores.
Atravesaremos las tierras de O Rosal, famosas por sus vinos, y nos adentraremos en el municipio de Oia. Aquí, merece especial atención el Real Monasterio de Santa María de Oia, del siglo XII.
Finalmente, terminaremos la etapa en Mougás, donde se encuentra el albergue de peregrinos O Aguncheiro.

Castro Santa Tecla:
Poblado galaico-romano cuyas excavaciones se iniciaron en el año 1913. Presenta una importante área excavada donde se puede observar el hábitat castrexo. La mayor parte de estas construcciones son circulares y en muchos casos cuentan con vestíbulos en los que suelen aparecer hornos de piedra. Este poblado, situado a 341 metros de altura, llegó a acoger a unas 5.000 personas durante su época de mayor esplendor, allá por el siglo I a. C., siendo uno de los más grandes del noroeste peninsular. Sus pobladores elaboraban cerámica, joyas, tejidos e instrumentos diversos que se pueden ver en el Museo Arqueológico de A Guarda.

A Guarda:
El Puerto de A Guarda se caracteriza por las casas típicas marineras, estrechas, de varios pisos y de gran colorido, que junto con las calles peatonales y los diques configuran el puerto como un lugar de visita obligada. En el paseo peatonal se sitúan restaurantes y terrazas.

Monasterio de Oia:
Emblema por excelencia del Ayuntamiento de Oia, se remonta su fundación al año 1137, bajo la tutela de Alfonso VII de Castilla. Fue regido por 140 abades, desde el año 1137 hasta 1835. El coro y la sacristía están datados en el siglo XVII y el claustro se terminó en el último tercio del año 1500.La fachada se reconstruyó en el añó 1740. Con la Ley de desamortización de Mendizábal en 1835 finalizó la historia del Monasterio como tal, después de casi 700 años: la iglesia pasó a ser iglesia parroquial en 1838, tras la separación de Oia de la parroquia matriz de Pedornes. En 1912 fue ocupado por los jesuitas expulsados de Portugal, que permanecieron hasta el año 1932, cuando con la República estos bienes fueron nacionalizados. En la actualidad, y tras pasar por diversos propietarios, se encuentra en manos privadas.

Puerto de Mougás:
En la parroquia de Mougás destaca su puerto que permite ver una hermosa zona de rocas y una bonita zona marina, siendo también un punto importante para los surferos.

A Cabeciña:
A pocos kilómetros de Mougás, podemos encontrar A Cabeciña, un conjunto arqueológico con más de 4.000 años de historia formado por petroglifos y un castro.
En este lugar podemos observar grabados rupestres con unas formas muy originales, únicas en Galicia, que además son apreciables en cualquier momento del día.
En el mismo recinto, se puede conocer un castro que destaca por sus defensas monumentales y por su situación estratégica, dominando la costa y, sobre todo, el puerto natural de Mougás. Las vistas del mar desde aquí son espectaculares.

Costa de A Guarda:
Adentrándonos en la provincia de Pontevedra, la costa de A Guarda es un excelente lugar para observar aves marinas y costeras durante casi todo el año. Entre el estuario del Miño y la Ría de Baiona, ocupando el extremo occidental de Galicia aparecen algunos parajes de sorprendente belleza, en los que las montañas se funden con el mar. Tierra de caballos salvajes que a menudo descienden a nivel del mar, se anuncia esta tierra de faros y rompientes prolegómeno de las lusitanas. En lo alto de alguna de estas cimas sagradas, el monte Santa Tegra, se concentra toda la prehistoria de Galicia.

Serra da Groba:
La sierra se arrima todo lo que puede al Atlántico y ofrece miradores como el de O Cortelliño, situado en el camino del alto de A Groba (663 m), a once kilómetros de Baiona, donde el paisaje se explica por sí mismo. La boca de la ría de Vigo con las islas Cíes adquiere una perspectiva novedosa desde este extremo meridional.
Además de paisajes, A Groba es conocida por otros aspectos de la vida y del arte. Acoge la más importante concentración de caballos de raza gallega en libertad. La ruta de los curros nos guía hasta las parroquias de Torroña y Mougás, en el ayuntamiento de Oia. Y del arte rupestre. Posee una de las concentraciones de rocas grabadas más numerosas de Galicia. De Baiona parte La ruta de los petróglifos hasta Campos y Outeiro dos Lameiros, pero existen muchas otras lajas como el gran laberinto de la piedra escrita de Burgueira, A Cabeciña en Mougás o la piedra del cazador en Pedornes.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta