-
-
322 m
-72 m
0
8,3
17
33,1 km

Vista 859 veces, descargada 48 veces

preto de Puentecesures, Galicia (España)

ETAPA 8
VARIANTE ESPIRITUAL: Vilanova de Arousa – Pontecesures – Santiago de Compostela
Etapa 3.- Variante espirtitual: De Vilanova de Arousa a Santiago de Compostela

CONSTA DE DOS PARTES:
1ª Parte en barco: De Vilanova de Arousa a Pontecesures:
2ª Parte a pié: De Pontecesures a Santiago de Compostela:
Aquí describimos la 2ª parte
2ª Parte a pié: De Pontecesures a Santiago de Compostela:
La ruta sale de Pontecesures, que tras cruzar el rio Ulla por el puente que separa estas dos localidades se dirige a Padrón y tras cruzar esta localidad nos dirigimos a la antiquísima colegiata de Iria Flavia. Detén tus pasos, merece la pena, de aquí salió el obispo Teodomiro en pos de unas luces que brillaban en el monte Libredón, lo que luego sería Compostela. Ante ti se mostrará el bello cementerio de Adina (cantado por Rosalía de Castro) y los antañones sepulcros que rodean el templo. Un poco más allá, las casas de los canónigos, el Museo de Camilo José Cela y un gran cabezón de Don Camilo, en una pequeña alameda. En el mismo cementerio, al pie del Camino y de un viejo olivo, está su tumba.
Vuelve sobre tus pasos (son pocos metros) y continúa por Iria entre viejas casas. Ahora, una vez superada la antigua estación de ferrocarril y la casa de los Cela-Trulock, no te quedarás más remedio que seguir la N-550. No desesperes, será por breve espacio, en el Km 88 una pista de hormigón te conduce hasta Romarís. Estás en pleno camino medieval, y vas a recorrer aldeas que recogen y mantienen todo el sabor de una ruta sagrada en Galicia. El Camino entre Padrón y Compostela ha sido siempre Camino de Peregrinación de ida y vuelta, Camino Portugués, Ruta Rosaliana, en definitiva un itinerario profundamente sentido por todos los que lo recorren y también por los que lo habitan. Atravesarás aldeas de extraordinario valor etnográfico, casi sin solución de continuidad: Romarís, Rúa, Rueiro, Cambelas, Anteportas, Tarrío, Vilar... para entrar en otro espacio sagrado, A Esclavitude, con su fuente milagrosa y el espléndido ejemplar del barroco que es el Santuario da Eslavitude (XVII-XVIII). Cerca, lo que fue antiquísima posada donde sobrevive una taberna que aspira a tienda. (Buen aguardiente, mejor licor-café).

Las flechas amarillas, a cien metros del santuario, te dirigen a una pista asfaltada que te hace ganar, entre muros, otra bella iglesia, Santa María de Cruces. Más pinares, más camino de tierra y otra bellísima aldea, Angueira de Suso, a la que descenderás bruscamente tras cruzar las vías del ferrocarril. Caminas bajo parras (una bendición en el verano) y pronto estarás en Areal. A la salida de esta aldea (Km 94) y, primero por asfalto y luego por buen camino de tierra, desembarcas en la N-550.
De nuevo son pocos metros y, de paso, te despides de ella, estás divisando ya el Pazo de O Faramello (donde los italianos Piombino y Gambino montaron una fábrica de papel en 1710). Antes de llegar a Rúa de Francos (donde llegas en suave ascenso y con la calzada romana oculta en un bosque a tu izquierda), observarás el edificio del semafórico e intermitente albergue de Teo (suponemos que esperando una mano amable para abrirlo).
Atención en Rúa de Francos. Aparte de encontrarte con uno de los más bellos cruceiros de toda Galicia, tienes muy cerca otro mito del Camino Portugués y de todos los Caminos: El Castro Lupario (lleno de maleza y de abandono), desde donde la malvada Reina Lupa de la leyenda jacobea acechaba a los atribulados discípulos del Apóstol. Pero tú debes seguir hasta el Ponte da Pedreira, saludando luego una antigua imagen policromada de San Antoniño, en Areeira, en los muros de lo que fue antigua posada de caminantes y arrieros. Un aserradero te ve pasar en dirección a A Grela, donde el Camino hace un zig-zag por haberse perdido en medio del caos producido por la construcción de unos chalets. Ya se han acabado las antiguas aldeas, la proximidad de Santiago se hace notar en las modernas viviendas unifamiliares que te salen al paso. Pero poco te debe importar ya, estás muy cerca de tu meta, superas en O Milladoiro los accesos de un moderno polígono industrial y, de nuevo, recuperas el viejo trazado, entre pinares, hacia el Agro dos Monteiros. Dejas a un lado una solitaria sub-estación eléctrica y, de súbito, en el alto, se te aparece la ciudad del Apóstol en todo su esplendor. Estás a 250 metros de altitud, en el Agro dos Monteiros, auténtico Monte del Gozo del Camino Portugués. Te espera ya un bajar jubiloso. Pero sin duda caótico, todas las entradas a Compostela lo son, sin excepción alguna. Sigue las flechas por Santomil y Amañecida, pasa el Hospital General, continúa por A Choupana y ya estás en Compostela. La Rúa Rosalía de Castro te va situando ante la Alameda y la antigua Porta Faxeira. Luego la Rúa del Franco te llevará hasta la Catedral. Has llegado, buen Camino.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta