Tempo  2 horas 19 minutos

Coordenadas 1070

Fecha de subida 20 de marzo de 2018

Fecha de realización enero 2010

-
-
245 m
8 m
0
5,8
12
23,18 km

Vista 247 veces, descargada 36 veces

preto de Matamá, Galicia (España)

|
Mostrar orixinal
A pesar de la noche poco y mal dormida, salimos temprano de Freixo. Nos esperaba un descenso agradable hasta Vigo. La primera parada fue en el Café Bar Ataque donde atacamos unas tostadas y un café delicioso.
Seguimos hasta la iglesia románica de Santa María de Castrelo. Fecha del siglo XII y es de nave única con abside semicircular y más no nos fue dado saber. Entramos en el parque de Castrelos ya en la parte final y rápidamente estábamos a recorrer un agradable camino al borde del río Lagares.
La media pendiente, con un paisaje deslumbrante sobre el estuario de Vigo, seguimos por Santa Lucía de la Salgueira y San Xosé Obreiro avistando el Monte del Castro, no siendo, por la distancia, visible el castillo donde la ciudad tuvo su origen. Por detrás, el puerto y las aguas azules del estuario de la Ría.
Iniciamos ahora la "Senda de Auga". A nuestra izquierda, muy cerca, El Monte de la Guía con la torre de la Iglesia de Nuestra Señora de la guía bien visible. Reza la historia que éste era el lugar donde las mujeres de los pescadores de Vigo encendían hogueras, faros para aquellos que, por tardar el pez, aún noche oscura se encontraban fuera de tierra.
Un poco más adelante apreciamos, dispuestas al mismo tiempo, las bateas. Estas estructuras flotantes permiten "cultivar" bivalvos, sobre todo ostras y mejillones, que son el "oro de Vigo".
La Senda de Auga nos cerró el paisaje bajo una abundante arboleda. Varias son las fuentes, los regatos y hasta cascadas. Y, donde hay agua hay pescado, en el camino, artístico pintado, un penedo con la figura de un salmón o trucha arco iris.
Acabada la Senda de la Auga bajamos a Cedeira y avistamos la Iglesia de San Andrés pero es tarde para visitarla, tenemos que llegar rápido a Redondela porque los lugares en el Albergue Público son muy disputados. A indicarnos "el Camino" un nicho con un Santiago tallado en granito. Sigamos entonces abajo hacia abajo - ala que se hace tarde.
Llegamos a Redondela todavía no eran cuatro de la tarde y ya el albergue público estaba lleno. En Redondela, y desde allí, los caminos portugueses se unen y que tienen que ser conscientes de que sólo el Camino Francés tiene más peregrinos. Hemos encontrado lugar en el albergue "El Camino" por un buen precio y buenas condiciones de alojamiento. Después de un buen baño todavía dimos una vuelta por la ciudad, ya mi conocida de otro camino, cenamos y fuimos temprano descansar para compensar la noche anterior. Mañana hay más "Camino" ...

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta