Tiempo en movimiento  6 horas 8 minutos

Tempo  7 horas 51 minutos

Coordenadas 4789

Fecha de subida 20 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
68 m
-1 m
0
7,0
14
27,86 km

Vista 220 veces, descargada 21 veces

preto de Baiona, Galicia (España)

Etapa especialmente marítima donde vamos a pasar por largas playas, preciosas calas y vamos a tener como telón de fondo casi durante todo el recorrido las Islas Cíes, si como es nuestro caso, decidimos tomar la variante litoral una vez llegados a A Ramallosa.
Dejamos Baiona pasando por su núcleo antiguo y entre otras atracciones, la fuente de Zeta, la casa do Concello o el curioso cruceiro da Santísima Trinidade. El intuitivo reccorido que sigue el trazado de una antigua calzada romana de la que apenas quedan vestigios nos lleva a Sabarís, al que llegamos pasando un pequeño puente, km 3,8. Pronto llegaremos al magnífico puente de A Ramallosa, que separa los concellos de Baiona del de Nigrán, y pasado el cuál, debemos decidir qué camino tomar, el oficial, que va por el interior, o el que tomamos nosotros, que siguiendo flechas verdes y amarillas de manera indiferente, nos llevará hasta Vigo. Tomada la variante marítima vamos a llegar al poco a la larga playa de América, donde aprovechamos para descalzarnos y remojarnos los pies caminando durante unos 2 km por ella. Salimos por la playa de Panxón y en subida continuamos hacia la Praia de Patos. Seguimos pasando por urbanizaciones alternando pequeñas calas y playas, destacando a continuación el pequeño pero encantador Areal do Portiño, km 12,7. En todo el recorrido vamos teniendo a la vista las Islas Cíes y ya desde el km 17 aproximadamente, también otra isla, la polémica isla de Toralla. Dejamos poco a poco atrás la isla siguiendo el frente marítimo, pasamos el pequeño puente sobre el río Lagares y desembocamos en la playa por excelencia de Vigo, la inmensa playa de Samil. En el barrio de Alcabre pasamos por el Museo del Mar, donde ponemos un sello en la credecial y por la iglesia de Santa Eulalia. Luego, el barrio de Bouzas, la iglesia de San Miguel, y toda la zona portuaria de los astilleros de la metrópolis viguesa. De camino a la concatedral de Santa María, donde daremos por concluida la etapa de hoy, pasaremos por una zona de arcadas donde según nos comentan, se tiene proyectado hacer el futuro albergue de peregrinos de Vigo. Sin duda, que la ciudad más grande de Galicia, merece tener una instalación de este tipo a su altura.
Excelente albergue, cuidado al detalle, limpio, cómodo y maravillosamente atendido por los chicos que lo llevan. En nuestro caso, Iago, que además nos recomendó que ver en la ciudad.
Fue construido en el siglo XV sobre unas rocas de la parte alta de la villa. Es de los pocos ejemplares con cubierta de baldaquino. Su cúpula es renacentista, con forma de pirámide apoyada sobre unas columnas finalizadas en forma de pináculos cilíndricos y remate cónico. En el interior hay un crucero gótico con la imagen de Cristo y, a sus pies, la de la Virgen junto a otras figuras consagradas de la Dolorosa, la Magdalena y el Apóstol Santiago.
Este puente, que cruza el río Miñor y divide los términos municipales de Baiona y Nigrán, es uno de los más hermosos de estilo medieval que se conservan en Galicia. Tiene 10 ojos o vanos con arcos de medio punto, de los cuales ocho (36 metros de longitud) pertenecen a Baiona. Algunos de ellos son arcos ojivales, seguramente debido a los estilos vigentes en las épocas en que debió sufrir alguna reparación. En la mitad del puente se conserva un crucero, que tiene a sus pies una imagen de san Telmo, patrón de los navegantes y a quien la historia le reconoce el haberlo mandado construir. Debajo del puente hay un peto de ánimas que representa a las ánimas en pena. Hasta hace pocas décadas, junto a este puente se celebraban ritos relacionados con la fertilidad. Según la tradición, la mujer encinta que no lograba hijos viables conjuraba a su hado adverso vertiendo sobre su vientre agua del río. La conjura, para ser efectiva, debía realizarse a las 12 de la noche, debiendo apadrinar a la criatura la primera persona que atravesase el puente después del conjuro.  
Atención, porque nada más cruzar el puente de A Ramallosa deberemos decidir la ruta que tomaremos para entrar en Vigo, si seguimos de frente, o ligeramente a la derecha, siguen las flechas amarillas del camino oficial que va por el interior, en un recorrido rompepiernas que no presenta nada de particular; la otra posibilidad, que es la que tomamos nosotros, es la de girar a la izquierda, en paralelo al río y al carril bici, y seguir las flechas verdes que marcan la ruta alternativa por el litoral, sin apenas desniveles y bordeando las últimas playas de este camino. Actualmente (junio 2019), además de las flechas verdes también encontramos flechas amarillas, que iremos siguiendo indistintamente puesto que el camino no presenta pérdida alguna.
A la altura de esta escultura, decidimos bajar a la arena, descalzarnos y caminar un tramo por ella al borde del mar. La playa América, en Nigrán, invita a ello.
Toralla es una pequeña isla situada en la costa sur de la ría de Vigo, a unos 400 metros de la playa del Vao. Está urbanizada, tiene una superficie de 10,6 hectáreas y está comunicada con la costa viguesa por un puente de uso público de 400 metros de longitud que parte de la playa de Vao. Además, es una isla privada, aunque recientemente se han llevado a cabo intentos de abrirla al público, sin éxito.
La Concatedral de Vigo, conocida popularmente como La Colegiata, es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura religiosa de Vigo, exponente del arte neoclásico en Galicia y el templo más importante de la ciudad. Enclavada en pleno barrio histórico de Vigo, se erigió en 1811 sobre otra iglesia anterior. El templo, encargado a Melchor de Prado y Mariño, es de planta basilical con 3 naves, y tiene una fachada de ornamentación sencilla, en cuya parte derecha destaca el Reloj de Sol, que no está orientado al sur, como es lo habitual, lo que lo convierte en una pieza singular. La Iglesia de Santa María alberga la imagen del Cristo de la Victoria, sin duda el emblema religioso más importante de Vigo: sale de procesión el primer domingo de agosto, convocando a decenas de miles de fieles y es, además, el primer acto de las Fiestas de Vigo.

2 comentarios

  • Foto de pepemur

    pepemur 31-ago-2019

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Bonita ruta (salvo los últimos kms. de entrada a Vigo) enturbiada, hoy, por la niebla que disminuyó el interés de la travesía.

    Estupenda descripción.

    Gracias por compartir.

  • Foto de daniarkansas

    daniarkansas 31-ago-2019

    Gracias, pepemur! Me alegro de que te haya servido de ayuda. Es verdad que los últimos km ya en la ciudad de Vigo y los astilleros, no sea de lo más bonito, pero le dan un toque singular a la etapa. Eso si, todo el tramo anterior, marítimo casi en su totalidad, es una maravilla, y mucho más interesante que la llegada por el tramo oficial interior. Buen camino!

Si quieres, puedes o esta ruta