Tempo  3 horas 15 minutos

Coordenadas 1847

Fecha de subida 4 de julio de 2019

Fecha de realización mayo 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
504 m
376 m
0
2,6
5,2
10,42 km

Vista 254 veces, descargada 30 veces

preto de Mezonzo, Galicia (España)

Para realizar esta basada en el PR_G 195 "Ruta dos Muíños do Río Das Gándaras” nos desplazamos hasta Vilasantar, A Coruña, y la iniciamos cerca de “O Muiño Ponte do Sapo.

Poco a poco nos vamos adentrando en zona boscosa en donde los árboles típicos de ribera campan a sus anchas. La senda es amena y la sonoridad líquida del río Tambre se desliza algo lejana.

Poco después de La Central hidroeléctrica, nos topamos con El Río das Gándaras, uno de sus afluentes.

Como quien no quiere la cosa “O Muiño de Cernadas” surge ante nosotros, allí solitario en su húmedo enclave.

Canturrea el regato en su rápido fluir mientras la ruta inicio un ligero ascenso. El lecho rocoso retuerce el líquido elemento que nos ofrece una preciosa cascada. Con miles de cantarinas gotas precipitándose desde lo alto y refrescando al caminante.

Dándole fuerzas para continuar subiendo hasta el paraje en que se encuentra el “Muiño do Batán 2”.

A su lado un puente de madera sobre el regato Das Gándaras nos incita a cruzarlo. Lo hacemos y nos encontramos en la zona más emblemática de la ruta que nos ofrece el espectáculo de la cascada vista desde arriba, y “O Batán de Mezonzo” con su artesanal rueda.

Muy cerca descansa “O Muiño do Batán 1”. Y aguas arriba “O Muiño do Crego”. También “O Muiño da Mera”, ambos con la vegetación aflorando por su tejado.

No dejamos atrás “O Muiño de Maquía de Vasques”, “O Muiño de Maquía de Freire”.

Ni las ruinas de “O Muiño da Opa”, “O Muiño do Fachal” en un idílico emplazamiento. Así como “O Muiño do Xuezo” que será el último que nos encontremos.

Para arribar hasta ellos deslizamos nuestros pasos sobre suelos terrosos cubiertos de hojarasca, usamos escaleras, surcamos algún que otro puentecillo,…

Conocimos “Os pasos da Vella” utilizados antaño para pasar de una a otra orilla aunque para la ruta no es necesario cruzarlos.

Después de todo esto, al regreso, en nuestra variante, nos esperaba La Iglesia de Santa María de Mezonzo, verdadera joya del Románico que hay que conocer.
Antiguo monasterio y levantada en el S. XII a base de sillares graníticos es uno de los mejores exponentes del Románico gallego, no en vano fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931.

Por todo esto y mucho más una ruta muy agradable y que sin duda deja huella en quien por allí pasa.

Reseñar que hay carteles y marcas del PR-G 195 pero la ruta tal cual nosotros la realizamos con la variante a Santa María de Mezonzo NO SE ENCUENTRA SEÑALIZADA por lo que se recomienda la ayuda del GPS si se quiere seguir.
Cuando nosotros estuvimos por allí todos los caminos se encontraban sin ningún tipo de impedimento para caminar por ellos.

Ver más external

2 comentarios

Si quieres, puedes o esta ruta