-
-
1.277 m
762 m
0
5,3
11
21,03 km

Vista 642 veces, descargada 19 veces

preto de Covas, Galicia (España)

RUTA REALIZADA EL 25/10/2015.
CÓMO LLEGAR: Desde Lugo a Pedrafita do Cebreiro, seguir por la LU-P 4504 y antes de llegar al punto kilométrico 4, tomar por la izquierda la LU-P 3701 hasta Pintinidoira que está en el punto kilométrico 18.
COMPONENTES: VICENTE Y SUSI.
ITINERARIO: PINTINIDOIRA / CRUCE DE REGRESO / RIAMONTE / SANTA MARIÑA / IZQUIERDA / AS COVAS / VILAPASANT / FONTE / FAIAL / FIN FAIAL / CRUCE DE REGRESO / PINTINIDOIRA.
RECORRIDO: CIRCULAR.
AGUA EN RUTA: SI. (Fonte antes de llegar al Faial)
DISTANCIA: 17,9 KM.
TIEMPO EN MOVIMIENTO: 05:50 HORAS.
ALTURA MÁXIMA: 1.235 M. (Fonte)
ALTURA MÍNIMA: 762 M. (Río do Toural)
DESNIVEL POSITIVO: 725 M.
DESNIVEL NEGATIVO: 725 M.
DIFICULTAD: MODERADA.
LA RUTA: Llegar a Pintinidoira ha sido fácil. Desde Lugo capital hay muy buena comunicación con Os Ancares y O Curel. Está situado en lo alto de una colina pero apartado del mundanal ruido, entre verdes prados para su ganado vacuno y pequeñas huertas particulares con animales de corral sueltos.
El sencillo paisaje de Os Ancares también enamora. Es como un cuadro impresionista de Gauguin; elevadas y redondeadas lomas cubiertas por los retazos de verdes prados y manchadas con pinceladas de apagados colores que van desde los ocres, marrones y morados, entre los dispersos núcleos habitados.
Iniciamos por la derecha del pueblo, por una corredoira de verde césped con amplias vistas al valle. El día no está claro, quedan nubes y girones de bruma en el ambiente, entre los que el sol intenta abrirse paso. El Faial está muy cerca pero en esta ruta pasaremos por él, al final del recorrido.
Dejamos un cruce por la izquierda que será el regreso del Faial a la vuelta. Comenzamos un acentuado descenso hacia el valle por un camino donde la foresta arbórea ha disminuido y nos acompaña el matorral bajo; siempre teniendo al frente la mirada al magnífico paisaje acortado por la bruma.
El camino hace un brusco giro a la derecha y se posiciona más horizontal para entrar en un tupido bosque de delgados y espigados robles que buscan la luz. El suelo se tapiza de hojas caídas y se torna más amplio. Entramos en la umbría, donde tenues regatos se deslizan ladera abajo.
Al contrario que las hayas, los robles si consienten que el sotobosque se manifieste creando un estrato de matorral bajo importante. Es un bosque silencioso. La pista se ciñe al contorno de la sinuosa ladera y solo en contadas ocasiones nos permite contemplar algunos retazos del valle.
Poco a poco terminamos de rodear la ladera, cambiamos de orientación y el bosque disminuye, dejando paso a extensas miradas al precioso valle, y a diminutos núcleos de hayas que colorean el paisaje. El camino vuelve a inclinarse haciendo algo más rápido el descenso hacia el valle.
Una vez abajo, hace unos recodos entre grandes ejemplares de castaños, para entrar en la recogida aldea de Riamonte, después de atravesar el arroyo de su mismo nombre. Rural y ganadera entre verdes prados para sus vacas y cuidadas huertas, donde siempre destacan las plantas de grelos.
Proseguimos por un sendero a media altura que nos sitúa en la otra ladera, por encima del hilillo de agua del arroyo, pero siguiendo su curso entre la verde pradera, delimitada a su vez, por la lengua forestal del bosque que antes hemos recorrido, y que ahora observamos desde la otra vertiente.
Es un precioso espectáculo de tenues colores, roto de vez en cuando por la intensidad o saturación de un color concreto, el rojo de algún haya o el amarillo de algún castaño. De estos últimos es tiempo de recolección, y hoy domingo la gente aprovecha para llenar la despensa.
Una improvisada valla nos corta el camino y tenemos que agacharnos entre los alambres de espino. Quizás haya sido puesta para controlar que el ganado no pase a finca ajena. Continuamos por el estrecho y ondulado valle hasta llegar a Santa Mariña, donde hay agrupados varios caseríos.
Cerca de una fuente, nuestra ladera está ocupada por un souto castiñeiro de enormes ejemplares, algunos de ellos gigantescos, donde un abuelo y sus nietos están recolectando castañas para llevar al mercado. Dejamos atrás un gran caserío abandonado situado dentro de un espacioso patio interior.
Enlazamos con una ancha corredoira que nos pasea a la sombra del castañar con un alfombrado suelo de hojas caídas. El día va mejorando y tornándose más luminoso. Volvemos a lindar con los prados del valle para acercarnos al grupo de casas de As Covas, que sorteamos sin pasar por él.
Dejamos la hermosa corredoira y sus castaños para comenzar a subir por un sendero a la izquierda, saliendo poco a poco del fondo del pequeño valle, que queda a nuestros pies, regalándonos extensas vistas. Una vez en lo alto de la loma, conectamos con un camino de tierra.
La pista nos mete en otro pequeño bosque de robles muy parecido al anterior, y quizás con la misma orientación. Al salir, bajamos un poco para llegar a un cruce de caminos. Un ganadero traslada sus vacas a otros pastos o al establo, nosotros subimos por la izquierda hasta Vilapasant.
Sin dejar de ser diminuta, es la mayor de las aldeas que hemos cruzado. Silenciosa y sin gentes a la vista, solo unas gallinas sueltas; subimos hasta su pequeña ermita junto a su escueto cementerio. Proseguimos la subida admirando un paisaje de acuarela hasta un cruce con la carretera.
Es el punto más alto de la ruta. A la derecha hay una fuente sin nombre, con un espacio acondicionado formando un larga bancada con losas de pizarra y una cuadrada balsa que recoge el agua de la fuente. Decidimos sentarnos a tomar una sabrosa empanada gallega de hojaldre con bonito que compramos anoche.
Tras el almuerzo continuamos por un ancho camino que por la izquierda de la carretera comienza a descender suavemente. Damos las últimas miradas al precioso valle y a otros núcleos habitados por los que no hemos pasado, y con el zoom podemos ver A Pintinidoira en lo alto de la colina.
Nos vamos acercando al Faial situado justo debajo de la ladera del pueblo. Es una pequeña mancha coloreada que sobresale de entre toda la foresta. Entramos en el bosque, que primero es de robles y otras especies, para luego llegar al centro donde predominan las hayas con sus hojas de color fuego.
El suelo se torna marrón de hojas caídas y pese a la umbría existente, la luz penetra iluminando el ambiente. El ancho camino cruza de parte a parte el pequeño Faial, que pese a ser considerada una especie “invasora” en tierras gallegas, algunos especímenes son de gran envergadura.
Terminado el Faial, en vez de seguir el camino, giramos a la derecha subiendo por detrás de las hayas, haciendo una corta diagonal ascendente, sin senda ni camino. Es un trayecto algo enmarañado, pero nos permite disfrutar de otros grandes ejemplares en la parte alta de la ladera.
Entre troncos y ramas caídas buscamos el mejor paso, encontramos algunas setas de rojos colores vivos que indican su toxicidad, y vamos saliendo de este apretado y exuberante espacio, buscando la conexión con otro camino que ensambla con el principal, que a su vez, cierra el círculo de la ruta.
Admirando el paisaje, en unos cientos de metros llegamos A Pintinidoira. A sido una preciosa ruta, venir solo a ver el Faial hubiera sido demasiado poco. La idea de patear el pequeño valle ha sido una pasada, dejando como colofón el diminuto pero colorido Faial.

Ver más external

Waypoint

AS COVAS

Waypoint

CRUCE REGRESO

25-OCT-15 10:10:05
Waypoint

FAIAL

Waypoint

FIN FAIAL

Waypoint

FONTE

Waypoint

IZQDA.

25-OCT-15 12:15:14
Waypoint

PINTIMIDOIRA

Carretera Local
Waypoint

RIAMONTE

Waypoint

SANTA MARIÑA

Waypoint

VILAPASANT

5 comentarios

  • Foto de Maissendas

    Maissendas 05-sep-2016

    Hola: cual seria la distancia real, la de wikiloc o la que pones en la descripción?.

  • Foto de vaigapeu

    vaigapeu 05-sep-2016

    Hola Maissendas: Los datos reales son los de la descripción, los del GPS fallan de vez en cuando. Saludos.

  • Foto de Maissendas

    Maissendas 05-sep-2016

    Gracias por la aclaración, la realizare en breve. Saludos

  • Foto de Jlarcosp

    Jlarcosp 14-oct-2017

    Hola, gracias por tu aportación, siguiendo tus indicaciones hoy hemos podido disfrutar de un día de monte.
    Aporto un comentario:
    Ruta sin señalizar, la hemos seguido gracias a la ruta subida por "vaigapeu". Hay puntos donde la maleza impide ver los caminos y alguno pasar, aunque hay alternativa a hacer el tramo, por la carretera. Una pena que una parte de la ruta, en su borde, había sufrido un incendio no hace mucho tiempo.

  • Foto de vaigapeu

    vaigapeu 15-oct-2017

    Los incendios son una lacra que minan la naturaleza. Es una lástima en un paisaje tan hermoso. Gracias por tus comentarios Jlarcosp.

Si quieres, puedes o esta ruta