Tempo  5 horas 45 minutos

Coordenadas 3076

Fecha de subida 30 de agosto de 2014

Fecha de realización agosto 2014

-
-
52 m
-8 m
0
4,7
9,5
18,97 km

Vista 1983 veces, descargada 45 veces

preto de Maceiras, Galicia (España)

La dificultad de la ruta viene determinada no sólo por la longitud sino también porque hay que rodear la marisma, donde no hay sendas ni camino en muchas ocasiones y hay que ir campo a través entre la vegetación, que en ocasiones le llega a uno más arriba de la cintura, o a través de los canales existentes.
La Ruta comienza en uno de las múltiples entradas que hay a la playa de Carnota, en concreto en la parte sur de la misma. Bajamos a la playa y la primera parte de la ruta es un agradable paseo al lado del mar, en la orilla viendo la inmensidad del atlántico rompiendo en esta llamada Costa da Morte. Atravesaremos a Boca do Río donde desembocan al mar las marismas de Caldebarcos y Carnota y llegaremos al final de la playa donde avistaremos formaciones rocosas en el agua. Saldremos de la playa por la pasarela de madera que han instalado y tomaremos la senda de pescadores que nos llevará a conocer las casas de pescadores, de interés etnográfico. Desde allí por la costa pedregosa llegaremos hasta la punta de Caldebarcos, donde divisaremos la playa de Insuela. Después de una comida campestre, viendo estos maravillosos paisajes, nos iremos hacia el interior para llegar al pueblo de Caldebarcos y seguirlo al lado de la carretera general hasta una desviación hacia la playa.
Nuestra idea es rodear las marismas. Inicialmente tomaremos una senda que está marcada, pero que en seguida desaparece y tendremos que improvisar campo a través, asomándonos a diferentes promontorios rocosos para no perder la orientación, a pesar del gps.
Aprovechando la marea baja atravesaremos parte de la marisma de Caldebarcos, incluído el Rego de Valdebois para salir a uno de los muchos caminos que bordean las marismas. A partir de aquí ya es la aventura, tomando siempre la dirección hasta el siguiente punto de entrada a la playa, a través de juncos y cañaverales, por terrenos enfangados de agua y lodo. En algunos momentos es mejor tomar los canales de comunicación de las marismas para poder avanzar, siempre con cuidado, dada la profundidad que tienen en algunos puntos.
Una vez que salimos a la entrada de Barrio Vilar, la cosa mejora ya que hay sendas que nos permiten volver al punto de origen.
Para los más atrevidos y, si el cansancio no hace mella todavía en nosotros, subiremos por la pista asfaltada hasta la Aldea de Carballal y desde allí, bajaremos a la playa de Cons, donde tendremos una vista impresionante de toda la bahía de Carnota - Caldebarcos. Desde aquí tomaremos nuevamente la orilla del mar bravo y cogeremos una senda que bordea la costa hasta el punto de origen.
Imprescindible un baño en estas aguas, para quitarnos el calor del camino y darnos un pequeño homenaje.

Ver más external

Este el primer canal de agua, que uno tiene que atravesar en la playa pero no hay que confundirlo con la Boca do Rego, que es la principal comunicación con la marisma. Lo marqué para no confundirse.
Entre casas de piedra, hórreos y barcas de madera, transcurre la vida de esta apacible aldea, cuyo nombre "cala de barcos", hace referencia a la ancestral actividad marinera de sus habitantes.Entramos por la pasarela de madera que hay junto a la playa.
En sus arrecifes se hundieron varias naves de la Armada Invencible en su viaje para conquistar Inglaterra en 1596. En nuestro camino veremos las casetas de los pescadores del ayuntamiento de Carnota que se extienden por toda la costa, desde Lira hasta Quilmas. Son un conjunto de alto interés etnográfico. Antes de llegar a la punta de Caldebarcos, pasaremos por la una ruta de senderismo que bordea todo el mar pasando por todas estas casetas, la playa de Caldebarcos y la zona de la Berbecheira, un agradable paseo para disfrutar del mar. Desde aquí se ve la Playa de Insuela.
En las marismas de Caldebarcos existe una de las mejores poblaciones nidificantes de chorlitejo patinegro de Galicia. Además en las dunas y playa es frecuente la presencia de grupos de limícolas como ostreros, zarapitos, agujas, correlimos. Entre los reptiles y anfibios destaca la presencia de sapo de espuelas, que vive en las dunas y el lagarto arnal o el eslizón ibérico.
Rodeando la marisma podremos acercarnos a alguno de los promontorios rocosos que la rodean para admirar las vistas. Merece la pena desviarnos un poco de nuestro camino.
Al no existir una senda clara ni camino que bordeé la marisma habrá que ir atravesando la misma. Conviene hacerlo con marea baja.
En algún momento de la ruta coincidiremos con las entradas de la playa que hay para el público, con pasarelas de madera para preservar el ecosistema de las dunas. Entre estas entradas no hay camino ni senda por lo que habrá que improvisar un poco por la marisma, tratando de utilizar los canales de agua naturales.
Cruzamos nuevamente una de las entradas a la playa y en este caso seguiremos por el canal de agua que cruza por debajo del puente.
Una vez completada la ruta por la marisma, subimos a la aldea de Carballal para bajar después a la playa de Cons. Desde aquí tendremos unas magníficas vistas de la bahía de Carnota - Caldebarcos
Playa de Cons con magníficas vistas de la bahía de Carnota - Caldebarcos
Fin de la ruta. Baño en el océano, refrescante donde los haya con algo de peligro por las olas

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta