Descargar

Lonxitude

6,07 km

Desnivel positivo

344 m

Dificultade técnica

Difícil

Desnivel negativo

344 m

Altitud máxima

372 m

Trailrank

29

Altitud mínima

34 m

Tipo de ruta

Circular
  • Foto de A Mina
  • Foto de A Mina.
  • Foto de Caída de agua.
  • Foto de Illotes Gabeiras.
  • Foto de Canal de molino

Tempo

3 horas 10 minutos

Coordenadas

1084

Fecha de subida

6 de diciembre de 2018

Fecha de realización

octubre 2018
Sé el primero en aplaudir
1 comentario
Compartir
-
-
372 m
34 m
6,07 km

Vista 54 veces, descargada 2 veces

preto de San Andres de Teixido, Galicia (España)

Abstenerse de bajar con niebla o a última hora de la tarde, a no ser que, les guste la aventura. La marea baja es indispensable para ir por la orilla del mar.
Se accede desde el cruceiro de O Curutelo o de Teixidelo, lugar cercano a San Andrés, Cedeira, A Coruña. En el mismo lugar hay una placa en memoria de Leslie Howard.
Se baja por una pista asfaltada hasta llegar a la tercera cancela metálica, a la izquierda, justo antes de una casa. La verja la dejaremos cerrada. Bajamos por un camino de tierra y piedras, pasamos otra cancela después de pasar sobre un arroyo que alimento un molino en ruinas, llegamos a una zona estrecha, de tojos, por la continuamos bajando. Luego seguimos por un camino que alterna con senderos, y continúa en zigzag hasta abajo junto al mar. Pasamos junto a una construcción de piedra, derruida, a pocos metros de la orilla.
Foto

A Mina

Lugar donde hubo una mina. Aún puede verse un acceso a la mina en el ribazo que está desmoronándose. Es posible que la caseta de piedra en ruinas fuera parte de la infraestructura de la mina.
Panoramica

A Mina.

Renombrada como playa negra.
Fervenza

Caída de agua.

Sólo visible después de lluvias intensas o continuadas.
Panoramica

Illotes Gabeiras.

Desde la orilla, en el lugar de A Mina. Con la punta Tarroiba, de fondo.
Ruinas

Canal de molino

Pertenece a un molino abandonado.

1 comentario

  • Marijaiak 12 feb. 2019

    Es una caminata preciosa aunque algo dura si padeces como yo de vértigo. Merece la pena arriesgarse tanto a descender como a ascender por la ladera porque tanto las vistas como la paz que desprende el lugar compensan el breve paso por zonas algo complicadas.
    Es importante siempre ir acompañada por alguien que conozca la zona y tener en cuenta las mareas para poder disfrutar de la arena excepcional de la Playa Negra. También para ver los restos de naufragios que ya forman parte del paisaje.

Si quieres, puedes o esta ruta