Tempo  6 horas 19 minutos

Coordenadas 1460

Fecha de subida 27 de diciembre de 2019

Fecha de realización diciembre 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
337 m
38 m
0
4,0
7,9
15,82 km

Vista 209 veces, descargada 5 veces

preto de Musaurieta, País Vasco (España)

Lo primero, para que quede claro, la ruta de hoy la he realizado a paso de tortuga de inicio a fin, no tenia prisa, disponía de todo el tiempo del mundo (no siempre es así, a veces voy mas a contrarreloj) y ademas quería fotografiarlo todo y disfrutar lo máximo posible, de ahí que el tiempo total haya sido tan elevado. Tranquilamente se podía haber hecho en 4h y 30min o 5h.


Este recorrido es, junto con las etapas 13 Armintza-Urduliz (aun sin hacer) y 14 Urduliz-Mungia, una variante de la antigua travesía que hice hace ya mas de un año de Plentzia a Mungia. Con el fin de poder ver y recorrer mas pueblos y montes, decidí quitar de la lista la anterior ruta y añadir las que actualmente son Nº 12, 13 y 14, siendo la primera la que aquí presento.


Vuelta al País Vasco desde Ermua. Etapa 12:

Comienzo en la parada de metro de la localidad costera de Plentzia. Una vez cruzo el puente colgante, continúo bordeando el pueblo yendo a la par de la ría, hasta llegar al puerto. Acto seguido, accedo a la gran playa perteneciente a los municipios de Plentzia y Gorliz.

Después, decido desviarme del paseo marítimo para visitar y recorrer la localidad de Gorliz. Una vez hecho esto, vuelvo al paseo marítimo, en esta ocasión de la playa de Astondo de Gorliz y, al final del mismo, me cruzo con un pequeño sendero ascendente que se adentra por un bosque. Dicho sendero pertenece a la "ruta del faro de Gorliz", lugar donde me dirigiré a continuación.

El ascenso es una mezcla de escaleras y rampas por camino de tierra. En la mayoría del camino apenas da el sol, lo que conlleva que si ha llovido recientemente el sendero este húmedo y resbaladizo, así que en los tramos de bajada, tanto si lo hacéis en el orden que aquí presento o a la inversa, tened cuidado.
Decir también que hay tramos puntuales donde se va a cielo abierto, momento en que se puede disfrutar de una magnífica panorámica, pudiendo observar las localidades de Gorliz, Plentzia y Barrika, ademas del puerto de Bilbao, varios montes al fondo y por supuesto el Mar Cantábrico.

Una vez dejo atrás el bosque, lo siguiente con lo que me encuentro es una extensa y bonita pradera donde se puede distingue en el horizonte el mencionado faro de Gorliz. Ahora tengo que tomar una decisión, o seguir recto, cuesta arriba, para seguir rumbo al faro, o girar a la izquierda y descender un suave repecho entre los acantilados para llegar a la ruinas del fortín de Askorriaga. Opto por ir a ver dichas ruinas.

Básicamente son eso, ruinas, bloques de roca esparcidos en la mismísima punta del acantilado de Aizkorri, aunque tiempo atrás, allá por el siglo XVIII tenía una función; vigilar y proteger la costa. Desde aquí también se puede disfrutar de la anterior panorámica, aunque desde otra perspectiva.

Vuelvo sobre mis pasos y ahora sí asciendo por un empinado sendero natural que va a la par de la pradera. En la parte alta del camino vuelvo a ver otra magnífica vista. Aquí ya no se distinguen los pueblos de Gorliz y Plentzia porque lo tapa el minimonte que ascendí previamente desde la playa de Astondo, pero al estar en un punto elevado, la amplitud de la panorámica es mayor.

De frente, ya puedo observar muy de cerca la silueta del faro de Gorliz. Desciendo nuevamente hasta dar con una pista de cemento que me llevará directo al faro. Pero antes de llegar a dicha pista, decir que en los últimos metros del sendero parecía haber piscinas olímpicas. Había unos charcos que cubrían todo el ancho del camino, y no me quedó otra que pasar justo encima. Por fortuna, mis botas aguantaron el envite y no se me mojaron por dentro.

Finalmente, llegué al gigantesco faro de Gorliz. Descansé un rato en uno de los bancos que hay al lado y luego seguí a por el siguiente objetivo, los restos de los bunkers y baterías de costa situados a pie del cabo Billano.
Para ello, desciendo por un estrecho, empinado y resbaladizo sendero (ojo durante la bajada, no me pegué un ostión de milagro) hasta llegar al primero de 3 niveles que constan dichos bunkers.

Para seguir bajando al segundo y tercer nivel, entro por un túnel y desciendo unas escaleras (recomendable usar la linterna del móvil). Es en el tercero cuando encuentro la mayor recompensa; un cañón Vicker de la II Guerra Mundial (saboteado con múltiples grafitis). Fueron construidos en 1941 por el régimen franquista, para albergar 3 de éstos cañones, con la intención de proteger la costa de una posible invasión de las tropas aliadas.
Detrás, hacia arriba, se ve de nuevo el faro. Delante, hacia el mar, se distinguen varios de los acantilados que rodean el cabo.

Vuelvo hasta la base del faro y prosigo la marcha sendero arriba, acompañando a un amplio grupo de senderistas casi hasta el final de la ruta. Aquí hago caso a un letrero que indica mi siguiente objetivo, el monte Ermua o Ermuamendi.
En los primeros metros del ascenso, en un lateral, distingo otro bunker, pero en esta ocasión no se puede acceder al interior.

La subida es cómoda y sencilla de principio a fin. Sin penas barro ni pendiente, y con vistas muy parecidas a las iniciales, con el añadido de ver la isla de Billano por la izquierda.
Mas adelante, supero una valla y continúo atravesando una pradera. Desde aquí se abría otra magnífica panorámica. Mi sorpresa fue poder ver desde la distancia las lejanas sierras de Anboto y Gorbea.

Sigo sendero arriba, ahora yendo por un denso bosque que me ayuda a protegerme de los intensos rayos del sol.
Pocos minutos después, escondido en una esquina, se encuentra el doble buzón (uno oxidado, y el otro, una replica en miniatura del faro de Gorliz, roto por la parte de arriba) de la antecima del Ermuamendi (292m).
Las vistas desde lo alto son casi nulas, apenas se puede apreciar el propio faro y el cabo de Billano, la primera de las praderas y varios montes situados en la lejanía, por la provincia de Cantabria.

Unos metros mas adelante de la cima oficial del monte Ermua, en el cual se encuentra un geodésico apoyando sobre una especie de cabaña.

Ahora, pongo rumbo hacia mi destino, el pequeño barrio costero de Armintza, perteneciente al municipio de Lemoiz.
Para ello, según llego a un cruce, tengo 2 opciones: o girar a la derecha, haciendo caso de unas marcas GR roja y blanca, o girar a la izquierda, donde esta indicado con una cruz a modo de error (no es que sea un error, simplemente dicho sendero no pertenece al GR).

Decido ir por la izquierda por una sencilla razón; añadir mas km a la ruta, ya que yendo por la derecha acortaría bastante terreno, y en una ruta ya de por sí corta, no me apetecía tomar atajos. Así pues, el grupo de senderistas fue por la derecha, y yo por la izquierda. Curiosamente nos volvimos a ver en un cruce, donde se unían ambos senderos.

El descenso por dicho camino se podría dividir en 3 partes. La primera (desde los waypoints "izquierda" hasta "vista"), una mierda pinchada en un palo, estrecho y lleno de barro y un fino hilo de agua fluyendo por el medio, lo mejor era avanzar por los laterales como se pudiera. La segunda (desde los waypoints "vista" hasta "recto"), el paraíso, ningún defecto, sendero perfecto para avanzar cómoda y rápidamente. La tercera (desde waypoints "recto" hasta llegar a Armintza)... ni fu ni fa, no es mala pero tampoco buena, el camino es de gravilla al principio y tierra algo húmeda y embarrada después. Esto ha sido debido a la reciente tala de árboles, cuyo paso de maquinaria pesada ha dañado el sendero.
La parte "positiva" de esta tala es que me ha permitido ver una vista desde lo alto de Armintza, de varios montes que lo rodean y del mar.

Como dije antes, poco antes de llegar a Armintza, cuando los 2 senderos, tanto del GR como por el que fui se juntaron, casualidades de la vida nos volvimos a ver el grupo de senderistas y yo. Ellos me dijeron que el camino por el GR tampoco es que fuese una maravilla, que también había mucho barro. Conclusión, que cada uno valla por donde quiera.

Por último, quise aprovechar el maravilloso día que hizo hoy para terminar a lo grande, dando un paseo por todo el barrio de Armintza, desde el puerto hasta la playa, acabando esta sencilla y magnífica ruta en el centro, en la parada de bus de Armintzekalde.
Información

Plentzia

Plentzia
Información

Puerto de Plentzia

Puerto de Plentzia
Praia

Playa Plentzia-Gorliz

Playa Plentzia-Gorliz
Información

Gorliz

Información

Derecha

panoramica

Vistas

Información

Izquierda

Izquierda
Ruinas

Ruinas Fortín de Askorriaga

Ruinas Fortín de Askorriaga
Información

Ahora cuesta arriba

Ahora cuesta arriba
Información

Izquierda

Izquierda
Información

Faro de Gorliz

Faro de Gorliz
Ruinas

Cañón y bunker

Cañón y bunker
Información

Seguir dirección Ermuamendi-Armintza

Seguir dirección Ermuamendi-Armintza
Ruinas

Otro bunker

Otro bunker
Información

Valla

cima

Cima Ermuamendi

Cima Ermuamendi
Información

Izquierda

Izquierda
panoramica

Vista

Información

Recto

Información

Puerto/espigón de Armintza

Puerto/espigón de Armintza
Información

Armintza (Lemoiz)

Armintza (Lemoiz)

2 comentarios

  • Foto de Oscar Upegui

    Oscar Upegui 30-dic-2019

    Una muy buena ruta para recorrer y disfrutar de unos bonitos paisajes, Gracias Jon por compartir el trazado.

  • Foto de Oscar Upegui

    Oscar Upegui 30-dic-2019

    Una muy buena ruta para recorrer y disfrutar de unos bonitos paisajes, Gracias Jon por compartir el trazado.

Si quieres, puedes o esta ruta