Tempo  3 horas 51 minutos

Coordenadas 1209

Fecha de subida 30 de enero de 2018

Fecha de realización enero 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
77 m
-1 m
0
3,0
5,9
11,8 km

Vista 1156 veces, descargada 63 veces

preto de Cambados, Galicia (España)

En esta ruta nos acercamos hasta Cambados, Capital del Albariño, y comenzamos a caminar muy cerca del Parador de Turismo en donde charlamos un ratito con el escultor Asorey.

Poco más adelante frente a la puerta de la Casa del Concello nos encontramos con Ramón Cabanillas allí esperándonos tranquilamente sentado.

Y parecía que la cosa iba de encuentros y esculturas fantásticas, pues en plena Plaza de Ramón Cabanillas nos topamos con el mismísimo Baco, dios del vino, gracias a la mano y obra de Francisco Leiro.
Vigilado desde lo alto por el convento de San Francisco, ahora iglesia parroquial. Fundado bajo La Orden Franciscana nos llamó la atención su fachada con variadas representaciones, incluidos los mismísimos Adán y Eva tapándose con la hoja de parra.

A su lado derecho en el sentido de la marcha está La Biblioteca. Fijaos en las esculturas con formas de libros que pueblan sus jardines.

Continuamos el paseo admirando el rico patrimonio de Cambados y llegamos hasta el emplazamiento del Pazo de Ulloa. Lo reconoceréis porque delante tiene un cruceiro, por su chimenea, su galería y por su escudo torcido.
Más arriba, inconfundible la estructura ruinosa de Santa María de Dozo. No dudéis en adentraros hacia su interior y desvelaréis algunos de sus misterios. Impresionantes sus arcos de medio punto y sus capillas laterales con maravillas talladas en piedra.
Elevad los ojos al cielo y os encontraréis con la firmeza de su torre semiderruída.

A dos pasos nos adentramos en El Monte de A Pastora, un remanso vegetal en la parte más alta de Cambados, en donde nos encontramos un perfecto cuadro compuesto por cruceiro, capilla y faroles encendidos.

Nos hallamos también en la parte más alejada del mar que divisamos azul y nebuloso desde el mirador que allí hay o subidos a alguna de las rocas accesibles al caminante.

Y nos vamos ya por entre fincas , viñedos e invernaderos en busca del Río Umia.
Y lo encontramos, sereno y azul llegando hasta él primero por un sendero terroso con poca vegetación circundante y finalmente por una pasarela de madera que serpea a través de una junquera.

Aprovechad el momento de calma y serenidad que se respira en el ambiente Y llenad el alma de buenas sensaciones y energía necesarias para toda la semana.

Otra de nuestras metas era La Torre de San Sadurniño. Nos alegró ya en la primera ojeada lejana, mientras nos vamos aproximando a ella, allí majestuosa entre el contraste de cielo, mar y playa.

Nos entusiasmamos al caminar sobre el puente que nos lleva al paraje en que se encuentra. Y ¿qué puedo decir del momento en que pudimos tocar esta torre de vigía que defendió La Ría de Arousa de los ataques viquingos y normandos? Aunque sólo se conservan dos muros de una torre de lo que fue una fortaleza defensiva, la imaginación echa a volar y nos da idea de lo impresionante que debió haber sido.

Debe el caminante continuar su periplo pero no puede dejar de echar la vista atrás para seguir contemplando el bonito espectáculo de mar y torre, piedra y agua unidos eternamente.

Nos topamos con el puerto deportivo y claro que caminar sobre la arena de la playa y entre las barcas descansando en la orilla tampoco está nada mal!

Nuestros pies nos llevan ahora sobre las losetas del paseo marítimo al encuentro de “O Rañeiro” que tras un breve saludo continuó faenando incansable.

Los caminantes ponen después rumbo al emplazamiento del Molino de Mareas de A Seca. Es uno de los pocos que funcionaba con el agua de las mareas, de ahí su nombre.
Muy cerquita fijaos en la escultura de un personaje de cara monstruosa que no pierde detalle de lo que por allí sucede.

El entorno del molino gira alrededor de una pequeña laguna que se puede rodear a través de pasarelas de madera en su mayor parte y desde donde tenemos bonitas perspectivas del molino y lo que lo rodea.

Presurosos nos encaminamos al casco histórico de Cambados, uno de los mejor conservados y admirados de Galicia. Destacamos todo lo que rodea La Plaza de Fefiñáns con el arco-puente, y La Iglesia de San Benito con sus campanarios barrocos, los escudos de sus paredes, su reloj de sol y los caballeros de su atrio.

Impresionante el Pazo de Fefiñáns con sus escudos, su torre del homenaje y sus curiosos balcones en círculo.
Os recomendamos perderos por las calles de casas empedradas en donde se mezclan las casitas sencillas, como la que vio nacer al gran poeta Ramón Cabanillas, con los pazos de paredes blasonadas.

Relajaos en las terrazas de sus plazas y buscad las innumerables esculturas esparcidas por doquier. Os encontraréis con un auténtico museo al aire libre donde lo mejor son las sensaciones que allí se viven.

Ver más external

28-ENE-18 4:11:17AM
28-ENE-18 5:50:12AM
28-ENE-18 4:28:55AM
28-ENE-18 5:09:50AM
28-ENE-18 2:50:27AM
28-ENE-18 6:20:56AM
28-ENE-18 6:25:37AM
28-ENE-18 2:44:58AM
28-ENE-18 3:20:56AM
28-ENE-18 2:58:36AM
28-ENE-18 5:38:56AM
28-ENE-18 5:03:55AM
28-ENE-18 3:48:02AM
28-ENE-18 4:58:41AM
28-ENE-18 2:53:58AM
28-ENE-18 6:11:18AM
28-ENE-18 3:02:45AM
28-ENE-18 5:57:02AM
28-ENE-18 5:41:32AM
28-ENE-18 6:27:35AM
28-ENE-18 5:01:37AM
28-ENE-18 6:24:17AM
28-ENE-18 6:17:09AM
28-ENE-18 6:22:02AM
28-ENE-18 5:45:06AM
28-ENE-18 2:47:20AM
28-ENE-18 3:56:31AM
28-ENE-18 3:51:17AM
28-ENE-18 2:38:52AM
28-ENE-18 5:46:46AM
28-ENE-18 5:19:15AM
28-ENE-18 4:00:10AM
28-ENE-18 3:13:03AM
28-ENE-18 4:50:22AM

2 comentarios

Si quieres, puedes o esta ruta