rosabelisa

rosabelisa

372

En las manos del alba vi la rosa.
Huía de sí misma perseguida

por su propia hermosura repetida
en pétalos y en rosa jubilosa.
Con un alto vaivén de mariposa

la rosa, ya en el aire, detenida
quedaba entre la luz, estremecida

Membro de junio 2017