C.Baci

C.Baci

Aunque de mozo me tocó hacer Pirineos por cachabas, no fue hasta cumplir el medio siglo que me entró el gusanillo; después de la apatía y un susto.
Desde entonces me siento en la gloria cuando me empapo de monte y paro de pensar, dejándome ir hacia mi. Sobre todo en la Sierra de la Demanda donde, con el pretexto de hacer una ruta y llenarme de naturaleza, trato de encontrar la magia de la montaña y el hechizo del bosque.
Aveces pensamos que no está a nuestro alcance, pero he tenido la gran fortuna ser tocado por la varita del duende del hayedo donde persigo el encantamiento y me abrazo a él cuando lo encuentro, intentando hacer algo por la vida sin preguntarle qué puede hacer ella por mi.
Dicen que las cosas vienen cuando estás preparado para ellas.
(*) Ruta con magia

Membro de enero 2013